Las soluciones fiscales de los verdes franceses

Las soluciones fiscales de los verdes franceses

- in Noticias
1356
0

Los ecologistas de Europe Ecologie están muy activos y así lo demuestran sus propuestas. El partido verde francés aporta alternativas: en un contexto político en el que abundan las descalificaciones entre partidos rivales y la demagogia, las ideas “realizables” del exitoso partido ecologista francés representan un soplo de aire fresco que devuelve la ilusión al mismo tiempo que aporta cordura a un sistema político que pierde día a día credibilidad.

Los ecologistas franceses de “Europe Ecologie” han presentado su propuesta de ley de finanzas para 2011. Esta propuesta contiene una serie de medidas de gran calado social que, de ser adoptadas, ahorrarían 27.000 millones de euros al Estado.

Al comienzo de su mandato“, explica Europe Ecologie, “el presidente de la República francesa, Nicolás Sarkozy, habló de “trabajar más para ganar más”, de “límites fiscales”, de “dejar sin sustituir a uno de cada dos funcionarios jubilados”, entre otras propuestas que, con el paso del tiempo, han demostrado ser un fracaso. Todos estos lemas forjaron su política neo liberal: el mejor estado se consigue con menos estado, el crecimiento se consigue rebajando los impuestos. Por su parte, durante este periodo, los ecologistas sufrieron los clásicos ataques: irresponsables en sus gastos, adictos a los impuestos especiales, etc. Pero ser ecologista significa utilizar mejor los recursos, repartirlos de forma justa e invertir de forma diferente. Los ecologistas demandan un examen sistemático de los gastos del Estado para garantizar su utilidad social y medioambiental.”.

El recientemente presentado “Proyecto alternativo de ley de finanzas”, la propuesta para 2011, está basado, según el grupo verde, “en la hipótesis de un crecimiento realista que permite al mismo tiempo invertir en la conversión ecológica y reducir el déficit en 27.000 millones de euros”. El ahorro viene justificado por los siguientes puntos: Suprimir los nichos de mercado socialmente ineficaces: ante el hecho de que numerosos “nichos” han demostrado su ineficacia, pero no son suprimidos ni reformados, el grupo ecologista propone suprimir las horas extraordinarias obligatorias. Está demostrado que las horas suplementarias aumentan el desempleo y representan un gasto superfluo para el Estado.

Suprimir las desgravaciones sobre los intereses de los préstamos inmobiliarios.

Estas ayudas, creadas para incitar a los ciudadanos a convertirse en propietarios de una vivienda, le cuestan al Estado 1.500 millones de euros anuales. Además, existe una opinión generalizada sobre su ineficacia. En un contexto en el que más de 3 millones de ciudadanos franceses se enfrentan un grave problema de vivienda, la prioridad es ofrecer un alojamiento decente para todos.

Una fiscalidad más justa.

Durante 10 años se han dejado de ingresar 40.000 millones debido a las deducciones de impuestos sobre la renta y los nichos fiscales son cada vez más numerosos. El partido verde considera estas medidas “regalos” que el Estado ofrece a los más pudientes. Al contrario de quienes esperan ”engordar el pastel” para repartirlo de forma más justa, los ecologistas quieren reducir las actuales desigualdades en los ingresos, que en estos años han continuado creciendo. Para ello, el grupo Europe Ecologie propone suprimir el “límite fiscal”. Según ellos, ningún país europeo protege tanto a los más poderosos. El otro país europeo que cuenta con un límite fiscal es Dinamarca, quien retiene un 60% de los ingresos más altos. En Francia, el umbral es del 50%, lo que supone un coste de 700 millones de euros. Modificar el impuesto sobre la renta para limitar las “indecentes” diferencias. Los ecologistas proponen crear dos tramos suplementarios: 60% para los ingresos entre 100.000 y 500.000 euros y 70% para los que sobrepasen estos ingresos. Además, también proponen gravar los ingresos provenientes del capital de la misma forma que los del trabajo, y fomentar mediante ayudas fiscales las inversiones en seguros de vida, fondos de inversión responsables y obligaciones del Estado.

Hacia una fiscalidad ecológica.

Francia es uno de los países europeos que presenta un mayor retraso en materia de fiscalidad ecológica. Esta fiscalidad verde contribuye a la conversión de la economía y puede sustituir a los impuestos sobre el trabajo. Para 2011, los verdes proponen reformar los impuestos sobre los pesticidas. El coste que esta medida suponga para los agricultores se compensaría mediante la disminución del uso de estos productos.

Reformar la tasa sobre las superficies comerciales: esta medida pretende limitar la dispersión urbana.

Aumentar las tasas sobre los vehículos de alto consumo. Frenar las medidas antiecológicas.

Las subvenciones de modelos energéticos anticuados cuestan al Estado 10.000 millones de euros. Muchos de estos gastos no pueden eliminarse de un día para otro y necesitarían una armonización europea (tasa sobre el keroseno para los vuelos internacionales o reducción de tasas para el transporte de carretera). Sin embargo, otras pueden frenarse en 2011 y aportar unos beneficios económicos suplementarios al Estado. De esta forma, Europe Ecologie propone el fin de la exoneración de la tasa sobre el keroseno utilizado en vuelos domésticos, acabar con las subvenciones para la construcción de nuevas carreteras y limitar la ayuda a los agrocombustibles. Luchar contra el fraude fiscal El Estado deja de recaudar cada año 40.000 millones debido al fraude fiscal. Europe Ecologie exige el aumento del número de inspectores contra el fraude fiscal y la adopción de nuevas medidas tales como obligar a las empresas a emitir un documento detallado sobre los precios de las transferencias entre sus filiales.

Una estrategia ecológica.

Para ayudar a los hogares ante el aumento de los precios de la energía, el grupo verde propone rebajas fiscales para aquellos hogares que realicen reformas de aislamiento térmico, así como un ecopréstamo a “cero interés” para la realización de diagnósticos energéticos y presupuestos de reforma en los hogares. Otras de las propuestas son fomentar el transporte público, creando más líneas y adecuando los medios, así como un aumento del gasto público en transportes públicos más ecológicos y atractivos. Apoyar la conversión de la industria, que beneficiará a unos sectores y obligará a transformarse a otros como la química o la industria del automóvil, que verán disminuir su actividad. Creación de un “Fondo de Conversión Ecológica” para financiar las inversiones de conversión e instaurar un salario de conversión para los trabajadores.

Formación continuada accesible a todos los ciudadanos, especialmente a quienes tengan menos posibilidades y no hayan podido formarse anteriormente. Cada año se prevé que 500.000 personas se beneficien de esta formación. Además, el Estado debe revisar las supresiones de plazas en la enseñanza superior y en la investigación. El Estado debe comprometerse a la construcción de viviendas sociales y a aumentar su inversión en solidaridad.

Invertir en solidaridad es invertir en una sociedad sostenible socialmente porque la riqueza de una civilización, ¿no se mide por la forma en que ésta trata a sus miembros más débiles?

Más sobre los verdes en Francia

Más información (en francés)

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.