Las semillas, el arma de nuestro futuro

Las semillas, el arma de nuestro futuro

- in Ecoturismo
1551
0

La biodiversidad es tan necesaria para la vida humana como el agua. De ella depende el futuro de nuestra alimentación. Los agricultores de todo el mundo han adaptado y cuidado durante siglos las semillas que luego proporcionarían los productos básicos para alimentar al mundo. Las semillas son el futuro y deben circular en libertad, ya que son la llave para luchar contra el hambre. La apropiación y monopolización de las semillas por parte de multinacionales es un acto de privatización de seres vivos que debería prohibirse de forma tajante. Buscar el beneficio mediante el secuestro de un bien común como son las semillas es algo que no debería permitirse. Sin embargo, las grandes compañías, amparadas por muchos gobiernos, están decididas a obtener el control sobre las semillas y prohibir aquellas variedades en poder de los campesinos y cuyo control se les escapa.

La posibilidad de disponer de semillas para nuestro uso se encuentra cada vez más amenazada por la privatización de los seres vivos. Esta privatización, que se lleva a cabo por grandes compañías multinacionales en muchas ocasiones amparadas por los gobiernos nacionales, no solamente está colaborando con la pérdida de la diversidad de flora y fauna, sino que también fomenta la desaparición de experiencias y conocimientos adquiridos durante tantos siglos por campesinos y agricultores. La red Soberanía sobre las Semillas (Seed Sovereignity) trata de buscar soluciones para recuperar y transmitir esos conocimientos a través del intercambio de experiencias, así como encontrar la forma de combatir unas leyes que, de ser impuestas, perjudicarían seriamente la conservación de la biodiversidad y la seguridad alimentaria.

Intercambio internacional de semillas. Bruselas, el 17 de Abril de 2011.
En el marco de las Jornadas Europeas de acción contra la legislación prevista por la UE para controlar la circulación de semillas, la asociación “Soberanía sobre las Semillas” (Seed Sovereignity) ha organizado un evento que pretende sentar las bases para crear una red internacional de intercambio de semillas. Esta red de intercambio se marca como objetivo reunir aquellas iniciativas de los diversos países que promuevan la difusión sin restricciones de las semillas seleccionadas. En ella se compartirán experiencias y se estrecharán los lazos entre los participantes. La red pretende luchar contra las leyes europeas, que prevén dificultar o prohibir el intercambio de semillas en un futuro. Para ello, los organizadores invitan a todas las asociaciones de lucha por la protección de la libertad de circulación de las semillas, pero también a jardineros, agricultores y a todas las personas interesadas en el tema, al evento, donde además podrán obtener variedades gratuitas de semillas.

El evento, que tendrá lugar en la ciudad de Bruselas el domingo 17 de abril de 2011, tratará la semilla como un elemento esencial para la alimentación y para la conservación de la biodiversidad. La organización del evento pretende ser un escaparate de ideas y experiencias, de debates, talleres… siempre en torno a la temática central de la semilla. «Con este intercambio de semillas queremos llamar la atención sobre esta práctica que durante los últimos años está despareciendo en toda Europa y que podría ser declarada ilegal por las leyes de la UE», indica la organización. Activistas de la India, Turquía y otros países europeos expondrán la situación de las semillas en sus países y las posibles consecuencias de las nuevas leyes de semillas previstas por la EU. Para aquellos interesados en formar parte de la nueva red internacional, el lunes 18 se celebrará un encuentro en el que se profundizará en la organización de la asociación.

Más información

Sobre el intercambio de semillas en España: Cultiva biodiversidad, siembra tus derechos

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.