Las finanzas, el desarrollo sostenible y yo

Las finanzas, el desarrollo sostenible y yo

- in Permacultura
1762
1

El 29 de septiembre se estrenará en Francia la película documental “Moi, la finance et le développement durable”. El documental, realizado por la directora francesa Jocelyne Lemaire Darnaud, se cuestiona lo que se esconde tras el telón de nuestros ahorros y los fondos que gestionan los bancos. El documental, de tintes pedagógicos, analiza la situación de la inversión socialmente responsable, sus agentes y sus productos.

Entrevista con Jocelyne Lemaire Darnaud: “Moi, la finance et le développement durable” es un documental de investigación que propone una reflexión sobre la esquizofrenia en la que nos tiene atrapados el sistema capitalista ultraliberal. Denunciamos los abusos de las grandes multinacionales, la destrucción del territorio, la falta de respeto al ser humano, los dramas sociales y los despidos, sin vincularlo con la circulación de nuestro dinero. Se nos incita a ahorrar hablándonos de rentabilidad del ahorro. Yo decidí investigar para averiguar los costes que todo ello nos supone. Necesitaba saber si existen hoy en día instituciones, personas que tratan de reflexionar sobre la esquizofrenia en la que nos obliga a vivir el sistema económico y financiero ultraliberal. Somos muchos los que deseamos un mundo más justo, un modelo social que respete a las mujeres y a los hombres aquí y en todo el mundo. Todos nos vemos afectados por los desastres ecológicos. Por lo tanto es legítimo que nos planteemos preguntas sobre la circulación del dinero y sobre las consecuencias de estas transacciones.
La película comienza por una propuesta de ahorro en una cuenta de desarrollo sostenible ofrecida a la directora En 2008 recibí una llamada telefónica de mi banco en la que me proponía invertir en una cuenta de desarrollo sostenible los 3.000 euros que acababa de ganar por derechos de autor. Mi primera reacción fue “Sí, si mi dinero puede ayudar al planeta”. Pero al día siguiente llamé al banco para preguntar: ¿pero, desarrollo de qué y sostenible para quién? La empleada del banco me respondió: “No sé, la verdad. Me informo y la vuelvo a llamar”. No recibí ninguna llamada más al respecto. En esos momentos supe cual sería mi siguiente documental. La responsabilidad de las inversiones y del ahorro es mía y vuestra, de todos. De esta forma volvía a coger la cámara. La cuestión que planteo en mi película es ¿cómo podemos invertir nuestro dinero en cuentas bancarias – y no hablo de especulación – sin ir contra los demás y contra el planeta? Para recibir su salario, un trabajador está obligado a disponer de una cuenta bancaria. No tenemos la posibilidad de mantenernos al margen del sistema bancario. Se nos incita a ahorrar dinero para el futuro, para los niños, etc. Creemos que nos estamos protegiendo pero la realidad es bien diferente e, incluso en muchos casos, es todo lo contrario: la mayoría de los bancos, las aseguradoras y los grandes inversores utilizan estos recursos para financiar proyectos o empresas que caminan en sentido contrario al mundo que querríamos construir. Mi objetivo es mostrar hasta qué punto ignoramos nuestra pequeña contribución.
Cuando supe que estaba confiando mi dinero a un banco que financia bombas de racimo, me sentí asqueada. Son datos que desconocemos y tenemos que esforzarnos en averiguarlos y actuar de forma responsable. Hay que saber que las bombas de racimo no solamente matan y mutilan a niños, sino que también asolan las tierras y las deshabilitan para el cultivo. El dinero es sólo una herramienta de intercambio que debemos reconquistar. Su verdadero papel social ha sido falseado por la explotación y la especulación. La cuestión que debemos plantearnos actualmente no es lo que nos aporta, sino lo que nos cuesta.
Hay que pedir cuentas al sistema financiero sobre lo que produce nuestro dinero. La clave del cambio no puede venir más que de la transparencia que podemos y debemos exigir. ¿Qué hacen los bancos, las aseguradoras, los fondos de pensiones y las instituciones de inversión con nuestro dinero? Vivimos en un sistema liberal en el que teóricamente tenemos libertad para elegir. Pues elijamos y seamos su competencia, esta vez basándonos en nuestros valores. Construyamos alternativas. Podemos apoyar e incluso militar por un mundo más justo, pero mientras no nos preguntemos acerca de la circulación de nuestro dinero y de cómo prospera el ahorro, las cosas difícilmente cambiarán. Si preguntáramos a la gente si están de acuerdo en que su dinero fomente la explotación, la destrucción de territorios, el desprecio a las personas… seguro que la respuesta de la mayor parte sería que no lo están.
El verdadero desarrollo sostenible debe utilizar nuestro ahorro para crear o apoyar empresas responsables que respondan a nuestras expectativas, que creen empleo para los jóvenes, que se preocupen por el medioambiente e impulsen la relocalización de la producción y de la economía. Es cierto que de momento no existen muchas alternativas e instrumentos para poder invertir verdaderamente de forma responsable, pero al menos sabemos en qué dirección debemos caminar.
La rentabilidad del dinero no debería ser la única prioridad porque ya sabemos a dónde nos lleva. Tenemos que perder el miedo al mañana, crear empleo y remunerar el trabajo según su justo valor. Los trabajadores son los artífices de la riqueza de un país.» Extracto de la entrevista con Jocelyne Lemaire Darnaud publicada en el portal de la película.

«El capitalismo es esa sorprendente creencia de que los hombres más malos harán las peores de las cosas por el bien de todos» John Maynard Keynes – Economista inglés, 1883-1946

Moi, la finance et le développement durable – Tráiler

Más información

About the author

1 Comment

  1. Absolutamente real, y comprometedor. Tendré en cuenta todo esta buena información

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.