La verdad sobre el plástico biodegradable

La verdad sobre el plástico biodegradable

- in Noticias
4083
0
El plástico pasó de amigo a enemigo

El plástico reciclable proviene de almidón vegetal fermentado y está tomando fuerza como alternativa al plástico proveniente de petróleo.

A medida que más y más países y estados siguen el ejemplo de China, Irlanda, Sudáfrica, Uganda y San Francisco prohibiendo las bolsas de plástico (responsables de la llamada “contaminación blanca”) en los supermercados, el uso del ácido poliláctico (PLA) gana adeptos en el mundo entero.

El plástico es una amenaza medioambiental

Las ventajas que ofrece el PLA frente al plástico convencional están claras: proviene de una fuente renovable, es biodegradable y resulta cada vez más barato, a medida que los productos procedentes del petróleo se encarecen.

Además, su producción requiere el 65% menos energía que la producción del plástico convencional, según un estudio independiente encargado por NatureWorks (la fábrica de producción de ácido láctico más grande del mundo, con sede en Nebraska, EEUU).

También genera 68% menos gases de efecto invernadero y no contiene toxinas: el PLA no emite gases tóxicos cuando se quema y, bajo ciertas condiciones, se desintegra en componentes completamente naturales. Pero no todo son ventajas: según nos informa Elizabeth Royte en la revista Smithsonian, el PLA es biodegradable, pero solamente bajo ciertas condiciones.

El PLA lleva usándose más de veinte años, pero su fabricante NatureWorks identificó 113 lugares en todo EEUU donde se daban las condiciones idóneas para llevar a cabo esta biodegradación, de las que solamente una cuarta parte admitía desechos procedentes de la recogida de basura municipal. Chris Choate, experto compostador de Norcal Waste Systems, en San Francisco, afirmaba que el PLA en grandes cantidades podía interferir en el proceso de reciclaje convencional.

Según él, el microorganismo que descompone el PLA requiere grandes cantidades de oxígeno que las plantas de compostaje no son capaces de proveer, lo que acaba acidificando el compost. Debido a que el PLA y el plástico convencional no se fusionan, las plantas de reciclaje también consideran el PLA como un contaminante para sus procesos, teniendo que aplicar un nuevo proceso de separación y desecho de este nuevo plástico.

Parece claro que, hasta que se no creen nuevas plantas de reciclaje de PLA, todo envase y bolsa producidos con este plástico acabarán en el vertedero, donde el proceso de descomposición durará lo mismo que un plástico convencional: de 100 a 1.000 años.

Ojo con los plásticos biodegradables

Por otro lado, es muy cuestionable que en medio de la gran crisis alimentaria que estamos viviendo se utilicen alimentos para producir envases: el ácido láctico industrial proviene de diversas fuentes vegetales, como son el maíz, la remolacha y la patata, pero la mayor parte de este plástico se produce a partir de maíz (cuyo origen suele ser transgénico, con el coste medioambiental que esto supone).

En EEUU, el uso de PLA se popularizó cuando la cadena de supermercados Wal-mart anunció que empezaría a utilizar envases producidos con este plástico en algunos de sus productos.

En España, hace unas semanas y con motivo de la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, la empresa Carrefour realizaba una campaña mediante la que enviaba a sus usuarios una bolsa “100% biodegradable” y animaba a su compra “por sólo 0,05€”.

Nuestro consejo: utilice bolsas de tela reutilizables para su compra. Son más resistentes, más baratas a medio y largo plazo y suponen sin duda la mejor opción para cuidar del medio ambiente.

Elizabeth Royte

Revista Smithsonian

About the author

0 Comments

  1. muy interesante artículo y blog. hoy leía tambien un articulo muy bueno que tiene que ver con el tema… era de Planeta Fascinante, una nueva revista que encontré en el kioso, la verdad es que esta muy bien.

  2. Gracias por pasarte y dejar tu mensaje M Angeles.

  3. muy interesante, pero siento que los países tendran que tomar medidas muy rádicales para proteger el medioambiento, lo que tiene un alto costo que privados ni gobiernos querrán asumir. Esperemos a ver qué pasa.. saludos desde Shanghai.

  4. Toda materia prima tiene sus ventajas e inconvenientes. Tambien hay estudios muy serios que demuestran que fabricar el plàstico del petròleo o de la sosa como el PVC i si no se recicla y se entierra, como no es biodegradable, el plástico se queda inerte sin contaminar nada de nada, con lo que fabricar plástico del petróleo y enterrarlo sale mas barato y limpio que cualquier otra manipulación conocida. Y quien sabe quizás de aquí a 300 años lo tendremos que desenterrar porqué ya habremos encontrado alguna utilidad. Mientras tanto las multinacionales van probando cosas nuevas.

  5. ana cecilia gonzalez

    Lamento si no educamos a los encargados de compras de los entes gubernamentales, de universidades y los que manejan las lucas, imposible evitar el sobreconsumo de bolsas de plastico o de la imitacion tela o papel=TNT. Es vergonzoso leer como a traves de Chilecompras todas las entidades licitando Bolsas»BIODEGRADABLES DE TNT». Se supone que el fisco vela por sus ciudadnos, por su calidad de vida y por nuestros recursos naturales. slds. ana cecilia gonzalez.www.bolsasecologicas.cl

  6. Interesante, ignoraba esta informacion… Cada vez se pone mas dificil proteger al medio ambiente…

  7. nadie entiende que eso es un truco del sistema capitalista para que las cosas duren mucho menos y tengas que volverlas a comprar,,es un fraude. Acaso no haz agarrado un viejo galon plastico vacio y se te ha esgranado en las manos?? Mi liquido de frenos, mi antifreeze. la kerosina que guardaba, el acido de bateria, aquellos liquidos que guardaba para uso muy casual,,,todos los he perdido pues en poco tiempo, el embase biodegradable se engalleta y al cogerlo con la mano se esgrana.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.