La venta sin intermediarios crece en Francia

La venta sin intermediarios crece en Francia

- in Noticias
2695
0

¿Perdido entre los pasillos atestados de productos y coloridas ofertas de artículos que viajaron del otro lado del mundo y que no piensas adquirir? ¿O cara a cara con la persona que produce aquello que vas a consumir y que te explica cómo consigue llevar a cabo su labor? Este es el dilema al que nos enfrentamos a la hora de decidir cuál va a ser nuestra opción: supermercado o venta directa sin intermediarios. Una noticia publicada recientemente en un diario regional revelaba un aumento de un 800% del precio de la coliflor que encontramos en los estantes del supermercado respecto al precio que se le paga al agricultor. La venta directa sin intermediarios permite, además de adquirir productos mucho más saludables y ecológicos, fomentar la imprescindible actividad profesional que llevan a cabo los agricultores. Por otro lado, manteniendo un contacto directo con el productor, la confianza en lo que compramos aumenta, como aumentan las posibilidades y los conocimientos que adquirimos sobre una profesión muy perjudicada por la globalización, la especulación, la industria agroquímica y un largo etcétera de obstáculos que llevan a muchos agricultores a abandonar su profesión de toda la vida.

La venta directa, ya sea de forma privada o mediante un grupo de consumo, está generalizándose en Francia. Una reciente encuesta revelaba que un 87% de franceses habían comprado al menos una vez directamente a un productor y que cuatro de cada diez ciudadanos compran habitualmente de forma directa sin intermediarios. Las frutas y hortalizas ocupan el primer puesto de productos de venta directa, seguidas de huevos y productos lácteos. La compra directa se realiza cara a cara, bien en los mercados de calle o directamente en las explotaciones agrícolas.

La venta sin intermediarios crece en Francia La calidad del producto es el motivo más común por el que los consumidores se deciden por la compra directa. Otros factores le siguen como son el apoyo al agricultor, a la agricultura local y los beneficios para la salud, todos ellos por delante del precio. Una buena parte de ciudadanos franceses muestra su preocupación por el hecho de que no se produzcan alimentos en la zona donde habitan y temen que dicha escasez suponga una amenaza a su seguridad alimentaria en el futuro.

Para la gran mayoría de franceses encuestados (83%), la venta directa es un modelo de futuro. Aquellos ciudadanos habituados a comprar de forma directa tienen la intención de seguir haciéndolo, mientras que quienes aún no lo hacen muestran deseos de experimentarlo.

Los principales obstáculos para el desarrollo de la venta directa de productos alimentarios son, según los encuestados, la falta de información y de productores de proximidad.

Un producto cultivado en la región mediante métodos limpios es una garantía de soberanía alimentaria y salud. Además, el contacto con profesionales enriquece la actividad de la compra y fomenta las relaciones sociales. La venta directa contribuye al mantenimiento de una agricultura próxima al ciudadano, reduce los embalajes y la consiguiente contaminación y, algo muy importante, no depende de transportes a larga distancia ni teme las posibles huelgas del sector.

Fuente

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.