La tele es mal amigo

La tele es mal amigo

- in Noticias
1677
0

Los niños en edad preescolar que se habitúen a ver la televisión de forma regular no sólo sufrirán problemas de déficit de atención y trastornos del sueño, sino que su forma física se verá perjudicada en el futuro. Según un estudio realizado en Quebec, Canadá, cada hora semanal de televisión está asociada a un aumento de la talla de cintura y a una disminución del rendimiento deportivo en el colegio. Investigadoras de la Universidad de Montreal, Canadá, después de llevar a cabo un profundo análisis, llegaron a la conclusión de que las horas delante de la televisión guardan una relación directa con la forma física de los alumnos de primaria. El estudio se llevó a cabo analizando el comportamiento de 1.314 niños en edad preescolar.

El estudio, llamado « Je suis, je serais » (Soy, Seré), revela que un niño de dos años pasa una media de 9 horas semanales delante de la televisión y que esta cifra aumenta a 15 horas en los niños de cuatro años. En el 15% de los casos estudiados, los niños pasaban más de 18 horas a la semana viendo programas de televisión. Las investigadoras compararon estos datos con sus investigaciones sobre la forma física (fuerza muscular y talla de cintura). Los niños que formaron parte del estudio tenían unas edades comprendidas entre los 2 y los 4 años. Las investigadoras constataron que cada hora a la semana que el niño pasa delante de la televisión supone un milímetro más de talla de cintura. Si bien estas diferencias parecen carecer de importancia, el hecho resulta más significativo cuando se demuestra que un niño de 4 años que pase una media de 18 horas semanales delante de la televisión tendrá 7,6 milímetros más de cintura a los 10 años. Las investigadoras también observaron que los niños que acostumbran a ver la televisión empeoran sus resultados en los ejercicios físicos. El salto de longitud, por ejemplo, es un ejercicio que permite medir la fuerza muscular y la habilidad atlética del niño de forma muy patente. Lamentablemente, unos malos resultados propician que el adolescente abandone su actividad deportiva mientras que, si consigue buenos resultados en esas edades, es muy probable que continúe realizando actividades físicas a lo largo de su vida. Si bien estos resultados no aportan una conclusión firme sobre la relación directa causa efecto, sí que muestran la influencia de la televisión sobre la forma física de los niños. Así, este estudio llega a las mismas conclusiones que otros realizados anteriormente que mostraban que los niños que pasan mucho tiempo delante de la televisión corren el riesgo de desarrollar malos hábitos alimentarios, alteraciones del sueño y pueden padecer obesidad. La Academia Americana de Pediatría recomienda que no se exponga a los niños menores de 2 años a la televisión y que, a los de más edad, no se les permita pasar más de dos horas diarias frente al televisor.

Fuente

Fotografía de Pep Cortés

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.