La mitad de estadounidenses respira aire sucio

La mitad de estadounidenses respira aire sucio

- in Noticias
1443
0

En 2012 se registraron siete millones de fallecimientos causados por la contaminación del aire en todo el mundo. En los últimos seis años la cifra de decesos se ha duplicado, las autoridades sanitarias hablan de pandemia. La principal causa de la degradación del aire que respiramos se debe a los hábitos de nuestro modo de vida. En Estados Unidos, pese a las medidas que se tomaron para frenar esta degradación, uno de cada dos ciudadanos respiran aire en malas condiciones.

El aire que respiramos empeora

Estados Unidos puso en marcha el plan “Clear Air Act” cuyo objetivo es “limpiar” el aire que respiran sus ciudadanos. Los últimos datos de 2014 muestran que la calidad del aire empeoró significativamente en el periodo 2010-2012 pero que aún así el balance general de la última década es positivo. Aproximadamente 150 millones de ciudadanos estadounidenses, el 47% de la nación, vive en zonas cuyos niveles de contaminación hacen que, en muchas ocasiones, respirar sea peligroso.

Si bien en los últimos 15 años los niveles de contaminación lograron reducirse, muchas ciudades en las que se registra el aire más limpio desde la revolución industrial, a penas logran cumplir con los límites establecidos de ámbito nacional. La contaminación por ozono empeoró enormemente en 2010-2012 en comparación con 2009-2011, aún así, también ha mejorado en los últimos 15 años. Sin embargo, el aumento de las temperaturas propicia unas condiciones favorables para la formación de ozono, por ello las comunidades van a necesitar ayuda para combatir este tipo de contaminación en un escenario de temperaturas al alza debido al cambio climático.

Contaminación del aire en el mundo

La contaminación atmosférica envenena a casi nueve de cada diez ciudadanos que habitan en grandes ciudades de todo el mundo. La nueva base de datos sobre la calidad del aire de 1.600 ciudades en 91 paises, elaborada por la OMS, presena un escenario desolador.

La OMS fijó un umbral máximo de concentración media anual de partículas finas PM10 en el aire de 20 microgramos por metro cúbico. Este umbral se supera ampliamente en la mayoría de grandes ciudades de todo el mundo. En París, por tomar un ejemplo reciente y bastante difundido en los medios, el pasado mes de marzo se alcanzaron concentraciones de hasta 100 microgramos por metro cúbico (µg/m3). Pakistan aparece como uno de los lugares con mayor riesgo: en la ciudad de Peshawar se llegó a un nivel de 540 (µg/m3). En India hay varias ciudades cuyos índices de concentración de PM10 superan ampliamente las recomendaciones de la OMS. En China, donde la contaminación se ha convertido en un importante reto para las autoridades, aproximadamente 20 ciudades superan las recomendaciones de la OMS con niveles de concentración de 100 a 150 (µg/m3).

En todo el mundo, las cifras de concentración de partículas finas PM10 aumentaron un 6% durante los últimos tres años. Si en los países más adelantados la situación tiende a estabilizarse, en parte debido a la reducción de la actividad industrial causada por la crisis, en los países emergentes la contaminación del aire se agrava. La dependencia de los combustibles fósiles para alimentar las centrales eléctricas, el uso generalizado del automóvil particular en las ciudades, la construcción de efificios energéticamente ineficaces y el uso del carbón para la cocina y la calefacción son algunos de los elementos que explican este empeoramiento de la calidad del aire en los países emergentes.
Por otr lado, en países ricos como Suiza, Suecia, Finlandia, Noruega, Nueva Zelanda y Australia, se registran concentraciones medias de 22 (µg/m3).

Penetrando en las más profundas ramificaciones de las vías respiratorias, las PM10 (partículas finas) provocan alteraciones respiratorias, enfermedades cardiovasculares y cáncer de pulmón. En 2012, la contaminación del aire fue responsable de 3,7 millones de fallecimientos prematuros en todo el mundo. La mala calidad del aire tanto exterior como interior es ya el principal riesgo medioambiental para la salud en todo el mundo.

Las medidas que se deben tomar son sobradamente conocidas, el problema es su desarrollo global. El fomento del transporte público, la práctica de la bicicleta como medio de transporte cotidiano y caminar, son iniciativas clave para mejorar la calidad del aire de las ciudades y deben ser potenciadas por sus responsables políticos con urgencia.

Fuente

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.