La importancia real de las zonas verdes

La importancia real de las zonas verdes

- in Noticias
1468
0

Durante el siglo XX, la población urbana en todo el mundo se multiplicó por diez y ahora, por primera vez en la historia de la humanidad, más de la mitad de la población mundial vive en ciudades. Esta proporción se espera que alcance el 70% para el año 2050, y las áreas urbanas continúan expandiéndose a un ritmo muy superior a cualquier otro tipo de cambio de uso del terreno: aproximadamente el 4% de la superficie mundial está catalogada como urbanizada. Sin embargo, a pesar de que las políticas sobre utilización del terreno reconocen la necesidad de conservar y mejorar los bienes y servicios que proveen los ecosistemas, en general se han llevado a cabo muy pocos esfuerzos para cuantificar los servicios que prestan las zonas urbanas, en parte debido a la percepción bastante generalizada de que los ecosistemas urbanos cuentan con un valor ecológico limitado.

Un nuevo estudio llevado a cabo por la Dra. Zoe Davies, del Instituto de Conservación y Ecología Durrell (DICE) de la Universidad de Kent (Gran Bretaña), demuestra que la vegetación de las áreas urbanas puede contribuir de forma importante al almacenamiento de carbono y que podría almacenar aún más carbono si las autoridades locales y los jardineros plantaran y mantuvieran más árboles. El estudio, publicado por la revista especializada Journal of Applied Ecology, es el primero que cuantifica la cantidad de carbono que puede almacenar un área urbana en Europa.

Los investigadores, mediante el uso de datos extraídos por satélite e información recabada in situ en los parques y jardines locales, estudiaron la vegetación de la ciudad de Leicester, incluyendo los jardines particulares y los parques públicos, los campos de golf, el terreno industrial abandonado, los márgenes de las carreteras y las orillas de los ríos. El estudio encontró 231.000 toneladas de carbono almacenadas en la vegetación de superficie en Leicester, el equivalente a 3,16 kg de Carbono por metro cuadrado de la ciudad. Esta magnitud es bastante mayor de lo que las estimaciones nacionales tienen en cuenta. La mayoría del carbono almacenado se encuentra en los árboles. Davies, profesora de Conservación de la Biodiversidad en DICE, afirma: “Los árboles grandes son almacenes de carbono especialmente importantes. La mayoría de los terrenos públicos o gestionados de forma pública en todo Leicester son campos de yerba. Solamente con plantar árboles en el 10% de estos terrenos lograríamos aumentar el almacén de carbono existente de toda la ciudad en un 12%”. “Los árboles, en especial los grandes, deberían ser protegidos y conservados. Además, si se plantaran más árboles en las áreas urbanas debido a su capacidad de almacenamiento de carbono, estos deberían ser de las especies adecuadas en los lugares adecuados, para que puedan tener una vida larga y productiva.

Cuando un árbol muere, debe ser sustituido por otro”. Los datos aportados por el estudio son muy novedosos y especialmente importantes ya que demuestran que los gobiernos locales pueden colaborar de forma decisiva para alcanzar los objetivos nacionales de reducción de emisiones, que en el caso de Gran Bretaña se fijaron en un 80% para el año 2050 respecto a los niveles de 1990. Davies añadía: “Actualmente, en el Reino Unido, una vez se considera un terreno como urbano se asume que la capacidad biológica de retención de carbono de dicha superficie es nula. Nuestro estudio demuestra que esto no es cierto y que existe una importante cantidad de carbono almacenado en la vegetación de una ciudad, lo que constituye otro motivo por el que se deberían valorar más los árboles y los espacios verdes urbanos”. “Aunque no es la panacea para la reducción de las emisiones de gas de efecto invernadero, lo cierto es que los resultados de nuestro estudio demuestran los beneficios potenciales de contar con los almacenes de vegetación de superficie, de localizarlos y gestionarlos correctamente, incluso en la típica ciudad de Europa, densamente urbanizada”.

Ver estudio completo

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.