La fertilidad de tu huerto según la permacultura

La fertilidad de tu huerto según la permacultura

- in Permacultura
3734
0
La fertilidad del suelo de cultivo según la permacultura

La tierra es esencial para la vida en todas sus formas, desde microorganismos hasta los grandes mamíferos. La agricultura intensiva maltrata la tierra sometiéndola a tratamientos químicos y labores extremas. El suelo pierde su equilibrio vivo y su fertilidad se ve reducida.

El agricultor o jardinero consciente venerará su tierra y la cuidará con esmero. Manteniendo su fertilidad, su equilibrio y su estabilidad, la tierra nos proporcionará alimentos sanos y con características nutricionales inigualables.

Una tierra de cultivo viva es algo más que un sustrato, es un verdadero ecosistema complejo y es la base de nuestra existencia.

La permacultura incide sobre la fertilidad y el equilibrio constante del suelo

La tierra se compone de 4 elementos principales:
  • 25% de aire.
  • 25% de agua.
  • 5% de materias orgánicas.
  • 45% de minerales.

En función del lugar y del clima, de la diversidad de la vida presente y de las condiciones de formación y de explotación, la proporción de estos componentes variará e influirá en la fertilidad de la tierra.

Así se forma el suelo en la naturaleza:

El suelo se forma por degradación de la roca madre, por descomposición de materia orgánica, por el trabajo de las plantas, de la fauna y de los microorganismos, de los hongos y por diferentes acciones fisicoquímicas complejas (lixiviación por el agua de lluvia, erosión etc).

La permacultura incide sobre todo en la fertilidad, la conservación y la regeneración de un suelo vivo.

En permacultura todo parte de la observación. Si observamos un suelo de bosque que no ha sido trabajado por el hombre, en primer lugar nos llamará la atención su blandura, caminamos sobre él como si fuera un colchón.

La tierra en el bosque nunca está al descubierto, siempre está protegida por hojas y restos vegetales. El bosque no necesita la mano del hombre ni aporte de abonos de ningún tipo para conservar su fertilidad.

La naturaleza lo tiene todo controlado y sus procesos siempre van encaminados a la auto fertilidad y el equilibrio constante. Después produce frutos, ramas y hojas. Cuando estos elementos mueren pasan a la superficie del suelo.

La fauna que habita la tierra se encarga de conservar la fertilidad

Por debajo el proceso es el mismo con la producción y perdida de pequeñas raíces.

Esta materia orgánica sirve de alimento a hongos, gusanos, insectos, bacterias y microorganismos. Una parte de la materia orgánica se transforma directamente y de esta forma resulta accesible a las plantas en forma de NPK (nitrógeno, fósforo y potasio), los tres elementos principales vitales para el desarrollo de las plantas, la otra parte se transforma en humus y irá estando disponible poco a poco para las plantas.

Estos ciclos se repiten y de esta forma la naturaleza abastece a los ecosistemas de todos los nutrientes y protección que necesita. No hace falta trabajar la tierra ni aportar nada exterior.

 

Cómo reproducir el sistema natural de creación de suelo fértil en tu huerto.
  • No dejar nunca la tierra desnuda, es decir, cubrirla con una capa de paja o de hojas procedentes de los árboles y vegetación cercana.
  • La propia fauna del suelo degradará la cobertura y la ofrecerá a las plantas en forma de alimento, de esta forma el suelo se fertilizará solo.
  • Esta misma fauna que habita en la tierra, escavará galerías, aireará el suelo haciéndolo permeable para aire y poroso para el agua, lo que propiciará un mejor desarrollo de las raíces y un óptimo aprovechamiento y almacenamiento del agua.
  • No remuevas el suelo ni lo labres ya que romperías este círculo virtuoso y quebrarías el equilibrio vivo del conjunto.
  • Una cobertura vegetal protegerá el suelo de tu huerto de la erosión, de la lixiviación y del sol. Además, esta protección vegetal limitará la evaporación del agua y retendrá la humedad, esto reducirá enormemente las necesidades de riego. Al reducir la entrada de luz, se reducirá también el crecimiento de plantas indeseables.

 

Todo es positivo en Permacultura, basta observar la naturaleza e imitarla. El trabajo del agricultor debe consistir en eso, observar y trabajar despacio siempre en comunión con el entorno. Sin duda el mejor insecticida para el huerto es la sombra deambulante del agricultor.

 

Fuente

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.