La energía gobierna el mundo

La energía gobierna el mundo

- in Noticias
1989
0
La energía es la fibra que hace desarrollarse al mundo
La Agencia Internacional de la Energía publica cada año un informe sobre la situación en la que se encuentra el mundo desde el punto de vista energético. La AIE lleva ya tiempo dejando entrever a través de sus informes anuales que el mundo, de seguir la actual tendencia de consumo, se encuentra ante un enorme reto energético que demanda de forma urgente elevadísimas inversiones para garantizar el suministro. El último informe de la AIE se centra en “reclamar” unas inversiones cada vez más elevadas. El panorama que se vislumbra resulta verdaderamente alarmante.

Según la AIE, “harán falta inversiones por un montante de 48 trillones hasta 2035 para satisfacer la creciente demanda mundial de energía.”

Para los expertos de la Agencia Internacional de la Energía, garantizar el suministro para toda esta demanda depende actualmente más que nunca de la inversión económica. Pero el problema es que esta enorme inversión no puede llegar a un mercado sembrado de dudas e incertidumbre política. Para atraer dichas inversiones se debería crear una política energética creíble que garantizase el acceso a fuentes financieras a largo plazo. Otro problema es que ambos requisitos parecen lejos de estar garantizados.

Por otro lado, la industria petrolera está reduciendo sus inversiones debido a que, pese al precio récord que registra el barril actualmente (de 90 a 110 dólares), sus ingresos no son suficientes para seguir adelante con sus prospecciones geológicas. Para “entrar” en el Ártico y en algún que otro profundo lugar, a parte de la peligrosa aventura medioambiental que ello supone, la industria necesitaría un barril de petróleo a 120 dólares. Por lo tanto, de cumplirse los presagios económicos que marcan los expertos de la AIE, los precios de la energía en el futuro acrecentarán la pobreza energética de la población.

De los 48 trillones que juzga necesarios la AIE, 8 serían para el mantenimiento energético y la eficiencia de los grandes consumidores actuales (Norte América, Europa, China, en los que los sistemas de transporte y el sector doméstico acaparan el 90% del consumo total). Los otros 40 se distribuirían de la siguiente forma: 23 trillones se destinarían a la extracción de combustibles fósiles, transporte y refinerías, 10 trillones para la generación de electricidad, 6 para las renovables, 1 para la nuclear. En el peor de los casos se suponen 7 trillones más para la transmisión y distribución. En resumen, más de la mitad de las inversiones requeridas son necesarias sólo para mantener la producción a nivel actual, es decir, para compensar el declive de los yacimientos de gas y petróleo y para sustituir equipamientos que llegan al fin de su vida productiva.

Llama poderosamente la atención que de estos 48 trillones de dólares necesarios para mantener el sistema, según la AIE sólo el 15% iría destinado a las energías renovables. El resto lo engulliría un sistema basado en la quema de hidrocarburos cuyas consecuencias para el planeta están siendo devastadoras y cuyos efectos pueden ocasionar enormes daños económicos.

La AIE duda y genera dudas

En cada informe de la AIE se publican las previsiones sobre los precios de los diferentes combustibles para el siguiente año y la inversión que será necesaria para satisfacer la creciente demanda. Resulta llamativo el hecho de que en cada informe las cifras que se citan referentes a la inversión aumentan significativamente año tras año. Por lo que no es de extrañar que, en su informe de 2012, la AIE pronosticara que el desarrollo de la extracción de gas en Estados Unidos duraría aún muchos años y que en su último informe afirme que la producción de gas en las principales fuentes estadounidenses comenzará a declinar en 2020.

A pesar de estos datos pesimistas, la AIE prevé que los precios de la energía no varíen mucho de los de 2013, o lo que es lo mismo, un aumento gradual del precio del petróleo hasta alcanzar los 128 dólares por barril en 2035. También anuncia, como en cada informe, que la industria necesitará invertir 2 trillones de dólares más de lo previsto. La cuestión es de dónde vendrán esos 2 trillones suplementarios y si no supondrán una subida de los precios de los combustibles a muy corto plazo.

Fuente

Más información

AIE

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.