La eco eficiencia como herramienta de progreso

La eco eficiencia como herramienta de progreso

- in Noticias
1419
0

Un informe del Instituto medioambiental de Estocolmo servirá de base para el encuentro informal de ministros de la energía y del medioambiente que tendrá lugar en la ciudad de Are, Suecia, del 23 al 25 de julio.

El informe titulado “Una economía europea eco-eficiente” sostiene que, respecto a los compromisos medioambientales, el liderazgo europeo es evidente. Pero al mismo tiempo advierte que hacen falta mayores esfuerzos para seguir atrayendo inversiones y empresas con el objetivo de promover la innovación y la eficacia energética. Suecia, que se hizo cargo de la presidencia de la Unión europea el 1 de julio, defiende que la cuestión energética sea la primera prioridad de la Unión europea. Así, uno de los retos de su mandato de 6 meses consistirá en conducir el cambio hacia una economía eco-eficiente en la que el crecimiento económico y las políticas medioambientales vayan de la mano.

Según el Ministro sueco del medioambiente, Andreas Calgren, “durante nuestra presidencia queremos subrayar las oportunidades de empleo y de crecimiento que se generarán en la Unión europea si se invierte en eficiencia energética, en recursos renovables y en reciclaje”.Por otra parte, Mans Nilsson, responsable de este informe afirma, “la transición mundial hacia una economía pobre en carbón y dirigida a combatir el cambio climático representa una gran oportunidad de optar a un desarrollo más limpio para todos los países. La recesión económica puede facilitar las inversiones en los transportes verdes, en un mejor aislamiento de edificios, en aparatos que ahorren energía y en energías limpias” Según los autores del informe, la investigación para llegar a una mayor eficiencia del sistema de gestión de recursos a través de la eficacia energética, junto a una planificación urbana sostenible, deben ser los dos principales pilares que sustenten la estrategia. Ambas propuestas gozarían de un atractivo político evidente ya que el ahorro de energía que se conseguirá, financiaría muchas de las actividades en estos tiempos de rigor económico. Además, los mercados de las nuevas tecnologías tales como el de las energías renovables y el transporte sostenible, aportarían soluciones muy válidas en sectores cuya contribución al cambio climático es grande.

Por otra parte, si el mundo emprende el camino de la eco-eficiencia a largo plazo, resultará inevitable fijar un precio de ámbito mundial para el CO2. Los autores, no obstante, prefieren advertir: “alcanzar los objetivos climáticos no será gratuito ya que para ello, es necesaria una profunda reflexión tanto por parte de los consumidores como por la industria del mundo entero”. En consecuencia, los autores del informe presentan a los legisladores europeos un plan de acción sobre la forma de conseguir una cooperación nacional e internacional para un futuro sostenible. El informe trata de incitar y convencer a los legisladores europeos para que adopten medidas que combinen las tasas, unos estándares definidos y unas formas de gestión innovadoras como por ejemplo la adopción de unas normas legislativas “verdes” para el sector de las energías renovables. Además, deberán desarrollarse iniciativas que promocionen las tecnologías limpias y que a su vez, mejoren las plataformas de evaluación del impacto de las políticas medioambientales que se lleven a cabo.

En el ámbito internacional, la Unión europea deberá inclinarse a favor de un aumento gradual del precio del CO2 mundial. Con el objetivo de conseguir un plan de igualdad a corto plazo, la Unión europea debería, igualmente, brindar su ayuda y apoyo a los países emergentes para que éstos, adopten cuanto antes los compromisos necesarios para luchar contra el cambio climático.

EurActiv

Más información

About the author

0 Comments

  1. Mira javier

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.