La conversión verde de Broadway

La conversión verde de Broadway

- in Noticias
1459
0

El programa Broadway Goes Green, una iniciativa conjunta del Ayuntamiento de Nueva York y el distrito cuna del teatro estadounidense, se disponen a hacer de Broadway un lugar más verde.

Hace una semana, el alcalde de Nueva York, Michael R. Bloomberg acudía a la presentación del programa Broadway Goes Green, un proyecto conjunto de la ciudad y el distrito de Broadway para reducir la huella de carbono de la cuna del teatro estadounidense. Entre otras medidas, el programa plantea lavar la indumentaria de los actores con detergente ecológico y cambiar todas las bombillas por otras de bajo consumo. Del mismo modo, a partir de ahora se aplicará el concepto de la prevención en todo lo que afecta a los residuos, para evitar producir basura innecesaria. Con respecto a la eficiencia energética, según informaba el Ayuntamiento de Nueva York, cuando en Marzo de 2008 éste propuso a los propietarios de los edificios de Broadway que se redujera el consumo energético de los mismos, se encontró con que la mayoría de ellos ya estaban realizando los estudios correspondientes por su cuenta.

Otras de las mejoras que se están llevando a cabo son la utilización de correo electrónico en lugar de papel impreso y la sustitución de las bolsas de hielo rellenas de productos químicos que se utilizan para calmar los dolores musculares por paquetes de guisantes congelados. Según David Stone, uno de los productores de Broadway, “la comunidad del teatro siempre ha estado al frente en todos los cambios sociales. Esta vez se nos han adelantado”. Allen Hershkowitz, científico perteneciente a la organización de defensa del medioambiente Natural Resources Defence Council, es el encargado de asesorar a la industria en este importante cambio. “No se trata de ir planteándose la cuestión, se trata de llevar a cabo las reformas de manera inmediata. No hay tiempo que perder”. También se ha elegido un comité de control medioambiental y tres subcomités que se encargarán de la preproducción, la producción y la edificación respectivamente. Hershey, director del subcomité encargado de edificación, afirma que ya se han sustituido miles de bombillas y que en el plazo de un año se habrá llevado a cabo el cambio en toda la iluminación del exterior. En cuanto a la eliminación del papel, “la industria papelera ocupa el tercer puesto en la escala de las industrias más contaminantes”, afirma Hershkowitz. Algunas de las soluciones que se están planteando son la utilización de tintas y químicos solubles en agua y la reducción del número de copias impresas. Otro de los retos que se está planteando Broadway es el transporte. Cuando uno de los espectáculos sale de gira, inevitablemente lo hace en un enorme camión de 18 ruedas.

Debido a la imposibilidad de eliminar este tipo de transporte, se ha creado un programa de compensación de emisiones de carbono llamado Touring Green mediante el cual se adquiere una serie de créditos que se invierten después en la producción de energía eólica y otros proyectos similares. La compensación por emisiones de carbono, sin embargo, al igual que el resto de medidas que forman parte del programa Broadway Goes Green, resulta una inversión económica que no todos los propietarios de teatros o productores pueden permitirse. Algunas inversiones, como son la instalación de bombillas de bajo consumo o de sistemas de aire acondicionado más eficientes, acaban rentabilizándose con el tiempo, pero es cierto que los productores podrían verse superados por los gastos que implica la implantación de este programa. “El éxito de esta iniciativa dependerá de la importancia que le conceda cada productor”, afirma Robert Usdin, presidente de Showman Fabricators, una empresa que construye escenarios para teatro y televisión. “Si a la hora de llevar a cabo una representación priorizan el concepto de la ecología, es más probable que sus colaboradores y proveedores respondan con soluciones creativas”. “Todas las personas a quienes he estado asesorando están entusiasmadas con el proyecto”, afirma Hershkowitz. Como experto en la materia, sabe que son los pequeños cambios del día a día y su efecto acumulativo los que llevan a cabo una gran mejora a largo plazo. “No se trata de alcanzar un solo objetivo y afirmar que se ha llegado a la meta. «Tenemos que plantearnos esta conversión verde como una búsqueda continuada de pequeñas mejoras que nos ayuden a luchar contra el cambio climático”.

Extracto del original

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.