La contaminación acidifica los océanos

La contaminación acidifica los océanos

- in Noticias
1520
0

El 22 de abril de 2010, la Academia Nacional de Ciencias de EEUU hacía público su informe “Acidificación de los océanos: una estrategia nacional para abordar los retos que plantea la transformación de los océanos”.

Según un reciente estudio realizado por el Consejo Nacional de Investigación a petición del Congreso Estadounidense, la composición química de los océanos del mundo supone un problema global cuya magnitud es cada vez mayor. Si no reducimos de forma sustancial nuestras emisiones de CO2, o controlamos el CO2 de la atmósfera de alguna otra forma, el océano continuará acidificándose. Aún se desconocen las consecuencias a largo plazo de dicha acidificación sobre la vida marina, pero se prevé que los ecosistemas sufrirán numerosos cambios. El Programa Nacional sobre la Acidificación de los Océanos, que está desarrollando el gobierno estadounidense, supone un avance para coordinar los esfuerzos que nos ayuden a comprender y buscar respuestas al problema, informa el comité. Los océanos absorben aproximadamente un tercio de las emisiones de CO2 provocadas por el hombre, incluidas las derivadas del consumo de combustibles fósiles, la producción de cemento y la deforestación. El CO2 que absorbe el océano reduce el PH del agua y provoca una combinación de reacciones químicas que se conoce como “acidificación del océano”. Desde el comienzo de la revolución industrial, el PH medio de las aguas de la superficie del océano ha disminuido aproximadamente 0,1 puntos (de 8,2 a 8,1), lo que las ha vuelto más ácidas. Se estima que el PH sufra otro descenso de entre 0,2 y 0,3 puntos hasta el fin del siglo. Este índice excede cualquier otro cambio que haya tenido lugar en cientos de miles de años, afirma el informe. El océano continuará su acidificación a medida que las aguas de la superficie continúen absorbiendo el CO2 de la atmósfera, según informa el comité.

Diversos estudios llevados a cabo con una serie de organismos marinos han demostrado que la disminución del PH del agua del mar mediante CO2 afecta a ciertos procesos biológicos tales como la fotosíntesis, la consecución de alimentos, el crecimiento, la reproducción y la supervivencia, dependiendo de la cantidad de acidificación y de las especies estudiadas. Por ejemplo, algunas de las pruebas más contundentes de los posibles efectos de la acidificación de los océanos en los ecosistemas marinos provienen de experimentos en organismos con valvas de carbonato cálcico, y caparazones.

Los resultados muestran una disminución del crecimiento de las valvas y los caparazones en una serie de organismos marinos, incluyendo los corales constituyentes de los arrecifes, una serie de moluscos muy importantes desde el punto de vista comercial, tales como ostras y los mejillones, y diversos tipos de plancton que conforman la base de la cadena alimentaria marina. Se desconoce la capacidad de los organismos marinos para adaptarse o aclimatarse a la acidificación de los océanos, pero los datos existentes sugieren que habrá ganadores y perdedores en la cadena biológica, lo que llevará a una transformación de la composición y el funcionamiento de muchos ecosistemas marinos, según informa el comité.

Dichos cambios en el ecosistema podrían suponer una amenaza para los arrecifes de coral, los bancos pesqueros, las especies protegidas y otros recursos naturales. A pesar de que contamos con datos suficientes para determinar los cambios que el aumento de CO2 en la atmósfera provocará en la química oceánica, no existe suficiente información para establecer los efectos sociales o económicos de la acidificación de los océanos, y mucho menos para desarrollar planes de mitigación o adaptación a la misma.

Ver informe original (en inglés): Más información

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.