II Las propuestas olvidadas de Copenhague

II Las propuestas olvidadas de Copenhague

- in Noticias
1559
0

La amenaza del cambio climático ha generado una avalancha global de documentos políticos, sugerencias de soluciones tecnológicas y recomendaciones acerca de diferentes estilos de vida. Lo que todas estas propuestas tienen en común es que su aplicación supondría en casi todos los casos cierta incomodidad social y cuantiosos perjuicios económicos. Sin embargo, una serie de estudios demuestra que, al menos en el plano de la salud pública, este punto de vista está equivocado: si se aplican de forma adecuada, las medidas para combatir el cambio climático pueden por sí mismas suponer una mejoría generalizada de la salud.

1 – Emisiones debidas al consumo energético doméstico En los países desarrollados, la energía destinada a la calefacción, la iluminación y otras necesidades de los hogares es responsable de una enorme demanda. En los lugares más pobres del planeta, la energía que se consume para cocinar y calentar los hogares está basada en las tecnologías más humildes: la estufa de combustibles sólidos. De cualquier manera, la energía de consumo doméstico es responsable de la emisión de una importante cantidad de gases de efecto invernadero. En el Reino Unido, los edificios residenciales son responsables de más de un cuarto del total de emisiones de CO2, una cifra que podría disminuirse si se aumentara la eficiencia energética de los mismos. Las sencillas estufas que se utilizan en los hogares más pobres (que constituyen la mitad del total de los hogares), en especial en el África Subsahariana y en las zonas más pobres de Asia, también cuentan con un bajo rendimiento y emiten partículas, incluido el negro de carbón, además de una variedad de contaminantes de efecto invernadero perjudiciales para la salud. Para solucionar este problema, el estudio considera los efectos que tendría la aplicación de dos programas distintos. En el Reino Unido, analiza el efecto de cinco intervenciones: mejor aislamiento de los hogares; mejor ventilación y recuperación de calor; cambio a calefacción eléctrica; reducción de la temperatura de los hogares en 1 grado centígrado; y una combinación de todas estas medidas. En India, el estudio tenía en cuenta un programa de 10 años de duración para introducir 150 millones de estufas de cocina de mejor rendimiento y bajas emisiones.

Beneficios para la salud.

En su conjunto, las medidas diseñadas para el Reino Unido lograrían una reducción del 36% de las emisiones de CO2 comparadas con los niveles de 1990. Los beneficios para la salud (básicamente producto de la mejoría de la calidad del aire) serían comparativamente modestos e incluirían la reducción en gastos sanitarios relacionados con la exposición a partículas finas, radón y envenenamiento por monóxido de carbono. Los beneficios que se lograrían mediante la sustitución de las estufas de cocina serían bastante más importantes: la contaminación del aire interior de los hogares proveniente de las estufas poco eficientes aumenta el riesgo de los niños menores de 5 años de padecer infecciones agudas del sistema respiratorio y de los adultos mayores de 30 años de padecer enfermedades crónicas y dolencias cardíacas. En total, casi un millón de niños mueren anualmente debido a infecciones respiratorias provocadas o empeoradas por las estufas ineficientes de combustibles sólidos. Para el año 2020, los efectos acumulativos del programa propuesto para las estufas de la India lograrían reducir una sexta parte del coste nacional derivado de las tres enfermedades mencionadas anteriormente. Esto sería el equivalente de eliminar casi la mitad de los costes sanitarios debidos al cáncer.

Datos de interés: – En el Reino Unido, las mejoras en la eficiencia energética de los hogares podrían lograr beneficios netos para la salud gracias fundamentalmente a una temperatura más adecuada y una mejor calidad del aire interior. – En países pobres, las emisiones de la combustión incompleta de las estufas tradicionales de combustibles sólidos causan diversos problemas respiratorios y cardíacos. – Los programas nacionales que ofrecen estufas eficientes para la quema de combustibles de biomasa local en los países pobres podrían, con el tiempo, evitar millones de muertes prematuras y constituir una de las relaciones clima-salud más fuertes y eficientes desde el punto de vista económico.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.