(I) Manual de instrucciones para la debacle

(I) Manual de instrucciones para la debacle

- in Noticias
1808
1

Dmitry Orlov es el autor del libro Reinventing Collapse. Este pionero colapsitario, que vive en un barco velero en Boston desde el que edita su blog Cluborlov, hace unos años predijo la caída de EEUU como superpotencia económica. Una vez sus predicciones se vieron confirmadas por la actual crisis global, Orlov fue invitado a hablar sobre su visión del futuro que nos espera y las medidas que, como ciudadanos, deberíamos ir poniendo en marcha. Durante su ponencia en la fundación Long Now Foundation en febrero 2009, Dmitry Orlov reconocía que su afición visionaria era un mal negocio, ya que “una vez ha comenzado el derrumbe, nadie se acuerda del que venía advirtiendo desde hace tiempo”.

Similitudes y diferencias en la caída de las superpotencias.

Ante la realidad que se les viene encima, según Dmitry Orlov, los hombres, en especial los de mediana edad y con ciertas responsabilidades económicas, necesitarán especial atención, no solamente psicológica. “Estar con ellos resultará sumamente aburrido, ya que su único tema de conversación serán los lamentos sobre sus pequeños imperios y los reinos que perdieron”. Por su parte, las mujeres, que no han invertido tanto ego en estas empresas cuanto menos dudosas, serán más proclives a ponerse los guantes de jardinería y hacer algo útil, como siempre han hecho. Sin la necesaria preparación psicológica, los hombres tenderán a la autodestrucción, generalmente mediante el alcohol. Dmitry Orlov trabaja en su teoría del hundimiento de EEUU desde 1995, desde el momento que percibió que EEUU estaba siguiendo la misma trayectoria que la antigua Unión Soviética.

Según su teoría, las dos superpotencias se habrán hundido por los mismos motivos: escasez severa y crónica de la producción de petróleo; enorme déficit comercial; falta de presupuesto para el ejército y endeudamiento. La incapacidad de ofrecer a sus ciudadanos un sistema social digno y la corrupción del sistema político no son los motivos principales por los que se derrumba una superpotencia, pero tampoco ayudan a mantenerla. Ya por aquel entonces, este nativo ruso que ha vivido desde los 12 años en EEUU se dio cuenta de que las similitudes entre las dos superpotencias eran evidentes. Sin embargo, desde un punto de vista práctico, estas similitudes no son tan importantes como las diferencias entre las dos superpotencias: cuando cayó el sistema soviético, mucha gente perdió su empleo, todo el mundo perdió sus ahorros, las pensiones y los salarios se retuvieron durante meses, la moneda se hundió debido a la hiperinflación, hubo escasez de alimentos, combustible, medicinas, bienes de consumo y se experimentó un enorme aumento de la delincuencia y la violencia.

Para solucionar un problema, en primer lugar hay que detectarlo y, en segundo lugar, o bien se conoce de antemano la solución o bien se recurre a la intuición.

Y, sin embargo, la sociedad rusa no se hundió. Los rusos, de alguna forma, se las apañaron para salir adelante. ¿Cómo fue posible? Pues resulta que muchos aspectos del régimen soviético eran paradójicamente resilientes ante el hundimiento del sistema. Muchas instituciones siguieron funcionando y el ciudadano siguió teniendo acceso a los alimentos, el alojamiento y el transporte y pudo sobrevivir incluso sin contar con ingresos. El sistema soviético no pudo salir adelante y el experimento comunista que había soñado con el paraíso del trabajador en la tierra fue un fracaso, pero como efecto secundario logró un alto nivel de preparación ante el hundimiento. El sistema estadounidense, sin embargo, produjo mejores resultados durante un tiempo, pero a cambio de crear y perpetuar una fragilidad y una forma de vida absolutamente incapaz de resistir ante los golpes de una crisis inevitable. Incluso mucho tiempo después de que el régimen soviético se evaporara y el gobierno cayera, los rusos seguían contando con muchos recursos con los que trabajar. De la experiencia rusa se puede extraer información de gran utilidad para aplicarla a nuestra forma de vida en EEUU y lograr así sobrevivir. Dmitry Orlov, Social Collapse Best Practices (¿Qué hacen los ciudadanos cuando se hunde su civilización?)

Ver conferencia completa en la fundación Long Now.

About the author

1 Comment

  1. Es una visión más. Aunque pienso que los ciudadanos libres, al menos de Europa; saldrán a las calles a reclamar sus derechos. Apenas queda nada de la sociedad anterior. Apenas habrá riqueza, toda robada. Se perseguira a políticos, financieros, y gentes de mal vivir que han arruinado nuestra anterior sociedad para evadir todo el capital que han podido durante los últimos años, hacia los 93 paraisos fiscales. Estos seran el siguiente objetivo de las nuevas soociedades que se crearan en Europa. Se tratara entonces de construir una sociedad basada en las valores humanos, honestidad, lealtad, sinceridad, etc. Moriran muchos corruptos, y sinvergüenzas, solo unos pocos construiremos un Nuevo Orden de Justicia Universal.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.