I Consejos para aislar tu hogar

I Consejos para aislar tu hogar

- in Permacultura
3279
0
Mucha energía consumida en calentar el hogar se escapa por el tejado.
Un hogar es una fuente de gastos tanto en invierno como en verano. La adecuación climática de las estancias en las que vivimos resulta imprescindible, pero no basta con instalar una calefacción o un aire acondicionado que nos alivien momentáneamente: si supiéramos la cantidad de energía y dinero que, debido al mal aislamiento y adecuación, se escapa por los tejados, muros, ventanas, etc. nos echaríamos las manos a la cabeza.

Para evitar este despilfarro inútil de dinero y energía y las emisiones de CO2 que ello conlleva, es necesario aislar térmicamente el lugar donde vivimos. El Energy Saving Trust es una organización británica independiente sin ánimo de lucro que pretende ayudar al ciudadano a que entienda el valor tanto medioambiental como económico del ahorro energético en general y cómo aplicarlo a su vida cotidiana. Para ello, cuenta con una base de datos sobre ayudas estatales, diferentes tipos de materiales y certificaciones de consumo energético de los mismos, consejos para que uno mismo pueda realizar ciertos trabajos y, en general, un conjunto de informaciones útiles para entender un asunto de vital importancia. Todos queremos un hogar cómodo y caliente, y pagar un dinero extra para calentar el ambiente exterior resulta cuanto menos ingenuo. El calor sube y un hogar sin un adecuado aislamiento en el desván, la buhardilla o el ático puede perder hasta la cuarta parte del calor que en él se genere.

Imprescindible: aislar el desván El desván es un sitio normalmente olvidado y al que nadie voluntariamente quiere ir. Pero si esta parte de la casa no está bien aislada, la cuarta parte de la calefacción (y por ende de la factura del gas, electricidad o carbón) se escapará a través del tejado. El simple hecho de colocar una buena capa de aislamiento (se recomienda que no sea inferior a 270 mm) puede ahorrar hasta una tonelada de carbono al año. Este trabajo, que puede uno incluso hacerlo uno mismo en una sola tarde, puede ser encargado a un profesional por un importe que habrá sido amortizado en un par de años. Un buen aislamiento del desván tiene un vida de al menos 40 años.
Cómo escoger un buen aislamiento para el desván: Si tu desván es de fácil acceso y no tiene problemas de humedades o condensación, debería ser sencillo de aislar, incluso podrías hacerlo tú mismo. Si cuentas con un acceso sencillo y las viguetas están espaciadas de forma regular, puedes utilizar rollos de lana de roca para aislarlo. La primera capa se coloca entre las viguetas (las vigas horizontales que componen el suelo del desván). Después se coloca otra capa en transversal que cubra las viguetas, así hasta llegar al espesor adecuado. En caso de que el desván o ático quiera ser utilizado para almacenar cosas, tendrás que colocar tablas sobre las viguetas, por lo que el aislamiento que has colocado entre ellas no será suficiente. Una solución es aislar entre las viguetas con lana de roca y después colocar tablones rígidos de aislamiento sobre ellas, con tablas de madera sobre estas. Otra opción es elevar el nivel del suelo, de forma que se pueda colocar una cantidad suficiente de lana de roca bajo este.
En cualquier caso, asegúrate de que no aplastas la lana de roca cuando coloques las tablas, ya que su capacidad aislante quedará reducida. Si quieres utilizar el desván como lugar habitable, podrás aislar el tejado del mismo en lugar del suelo. Esto se hace colocando tablas rígidas aislantes entre las vigas del techo. Las tablas deben ser cortadas con el ancho correcto para que queden ajustadas entre las vigas. Después puedes cubrirlas con escayola aislante.
Las vigas del techo normalmente no tienen gran profundidad, por lo que para tener un mejor resultado lo mejor es aislar por encima de ellas también utilizando escayola aislante. Si el acceso al desván es complicado se podrá contratar a un profesional para que inyecte un aislamiento a base de fibra de celulosa o lana mineral con ayuda de un equipamiento especial.
Para el caso de que las viguetas no estén colocadas de forma regular o la distancia entre ellas no sea la adecuada para la colocación de rollos de aislante, también se pueden encontrar rellenos aislantes sueltos que se venden en bolsas de gránulos de corcho, vermiculita, lana de roca o fibra de celulosa y que pueden echarse entre las viguetas hasta completar la profundidad adecuada. Algunas veces, para lograr una profundidad adecuada para el aislamiento hay que levantar un poco las viguetas.
Cubiertas planas.
Las cubiertas planas deberían aislarse desde arriba. Una capa de tablas rígidas aislantes podrá añadirse o bien sobre la capa de impermeabilización o bien directamente sobre la superficie de la cubierta, con una nueva capa de impermeabilización sobre el aislamiento. Lo mejor es llevar a cabo esta operación cuando llegue la hora de hacer obras en la cubierta. También es posible aislar una cubierta plana por la parte inferior, pero esto puede acarrear problemas de condensación si no se hace de forma correcta. En ambos casos, se aconseja que el trabajo lo realice un profesional.
Desvanes con humedades.
El aislamiento detiene el calor que se escapa de las viviendas, por lo que una vez instalado tu desván podría enfriarse más, lo que podría empeorar los problemas con la humedad o la condensación. En cualquier caso, lo primero que hay que hacer es solucionar dichos problemas. El aislamiento del desván también podría provocar congelaciones en las tuberías o tanques de agua que se encontraran ahí arriba, por lo que lo mejor es realizar un trabajo de aislamiento también para ellos.

Fuente

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.