Hamburgo no quiere coches

Hamburgo no quiere coches

- in Noticias
1894
0

El tráfico motorizado de las ciudades contamina el aire que respiramos y reduce el bienestar del ciudadano. Eliminar dicho tráfico de los centros urbanos es un reto de enorme valor que lograría reducir las partículas contaminantes de la atmósfera al mismo tiempo que propiciaría unas ciudades más habitables y prósperas. En Europa existen algunos proyectos de barrios sin coches que, por iniciativa ciudadana, lograron expulsar al vehículo motorizado de sus calles creando un entorno mucho más vivo y saludable. La ciudad alemana de Hamburgo quiere ser la primera ciudad europea en eliminar el tráfico motorizado de sus calles y se concede 20 años de tiempo para lograrlo.

Hamburgo no quiere coches

Para lograr expulsar el tráfico de sus calles y avenidas, Hamburgo prevé construir una red verde que conecte el conjunto de sus parques y espacios naturales de forma que se evite la necesidad de utilizar un automóvil para cubrir los desplazamientos dentro de la ciudad. Hamburgo, una gran ciudad de casi 1,8 millones de habitantes, es la segunda ciudad de Alemania y una capital verde. Casi la mitad de su superficie está ocupada por espacios verdes, jardines, cementerios, parques y plazas. Los responsables políticos de la ciudad jansenista prevén aumentar la superficies verdes y enlazarlas con las ya existentes mediante carriles para bicicletas y peatones.

El plan nace con un objetivo principal: mejorar el bienestar de los ciudadanos, recucir la contaminación y las emisiones de CO2 contribuyendo de esta forma a la lucha contra el cambio climático. Una vez creada la red verde, ésta será la mayor de Europa y permitirá recorrer la ciudad entera en bicicleta o a pie.

Además, los nuevos espacios verdes capturarán CO2 de la atmósfera y regularán el clima de la ciudad que, en los últimos 60 años, ha registrado un aumento de 1,2 grados. Los espacios verdes también ayudan a prevenir inundaciones. Teniendo en cuenta que el nivel del mar en Hamburgo ha aumentado aproximadamente 20 centímetros durante los últimos 60 años y se prevé que aumente 30 más hasta el año 2100, el plan de la ciudad será doblemente eficaz.

Hamburgo quiere destacar del resto de un país que tradicionalmente es muy aficionado a los vehículos de gran cilindrada. En efecto, muchos ciudadanos de Hamburgo han mostrado su predisposición a abandonar el vehículo particular. Esta tendencia está en alza en países como Dinamarca, Holanda y Suiza, cuyos ciudadanos se muestran especialmente sensibilizados con la adaptación a los efectos del cambio climático y por ello decididos a cambiar sus hábitos, especialmente en materia de movilidad.

Las calles de Hamburgo llevan ya muchos años repletas de bicicletas. Sin embargo, actualmente, el único modo de atravesar la ciudad de un lado a otro es viajar en automóvil. El proyecto de vivir sin automóviles, en calma, respirando un aire más limpio y saludable, además de resultar económicamente atractivo, pasa a ser visto como un modo de vida deseable para las personas y no como una obligación y un retorno a tiempos peores.

Fuente

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.