Hacia un mundo sin peces. “The end of the Line”

Hacia un mundo sin peces. “The end of the Line”

- in Permacultura
1498
0

¿A dónde han ido a parar todos los peces? Es la pregunta que se plantea el documental The End of the line, y la respuesta que aportan los científicos participantes en él es tan cruel como sencilla: “Estamos luchando una batalla contra los peces, y la estamos ganando”. Bookmark and Share

The End of the Line, el primer documental que revela el impacto de la sobrepesca en nuestros océanos, se inauguró en el Festival de Cine de Sundance en enero de 2009, participando en la sección de Documentales.

En la película, que sostiene que si continuamos pescando al ritmo al que lo hacemos en la actualidad habremos esquilmado los océanos para el año 2048, se nos muestran los efectos directos de nuestra pasión por el pescado: la inminente extinción del atún rojo, potenciada por el enorme crecimiento de la demanda de sushi entre la población occidental; el impacto de la superpoblación de medusas sobre la vida marina; las terribles consecuencias de un futuro sin pescado, que provocaría hambrunas masivas; la realidad de la pesca actual, que equipada con las últimas tecnologías no deja escapatoria a las poblaciones de peces; el mito de la piscicultura como solución al problema.

La película está basada en el libro The End of the Line, publicado en el Reino Unido en 2004 y traducido posteriormente al japonés, neerlandés, alemán, italiano y francés. Durante dos años, el periodista de investigación Charles Clover trabajó en la elaboración del libro, una época durante la que tuvo varios enfrentamientos con políticos y restauradores de renombre que muestran muy poco respeto por el daño que sus actividades causan a los océanos.

Ayudado por un equipo de investigadores y expertos del sector, Clover recorrió el mundo entero, desde el Estrecho de Gibraltar a las costas de Senegal y Alaska, pasando por el mercado de pescado de Tokio, para hacer un llamamiento mundial por un consumo responsable de pescado.

The End of the Line es un llamamiento a los consumidores, para que tengamos en cuenta la importancia de lo que comemos; a los pescadores, para que seleccionen de forma responsable los peces que pescan; y al mundo entero, para que presione a los gobiernos y podamos salven los océanos antes de que sea demasiado tarde

La película fue dirigida por Rupert Murray, quien afirma que mediante este documental pretende acercar al consumidor a una realidad hasta ahora invisible. “Si mostramos lo que está ocurriendo, si mostramos las cifras, si mostramos a los científicos explicando la gravedad de la situación, a los peces arrasados por los barcos gigantescos de la pesca industrial… la gente se sentirá conectada con un problema que hasta ahora no les concernía, porque ocurría a kilómetros de distancia, en algún lugar en alta mar”.

La película aporta soluciones sencillas y fácilmente aplicables y apunta a la voluntad política y al activismo como medidas cruciales para solucionar este problema mundial: el control de la pesca; la reducción de la flota pesquera mundial; la protección de grandes áreas del océano mediante una red de reservas marinas que limite la pesca; la información a los consumidores sobre la importancia de sus elecciones a la hora de adquirir pescado proveniente de pesca sostenible con las correspondientes certificaciones.

Por el momento «The end of the Line» se está programando en cines del Reino Unido y Norteamérica. La página web pone a la venta un DVD en inglés sin subtítulos y está preparando la publicación de diversas versiones en otros idiomas.

A través de su página web pueden adquirirse los DVDs para el uso particular y para la organización de proyecciones. The End of the Line ha sido financiada por diversas ONGs del Reino Unido y EEUU.

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.