Hacia un consumo inteligente

Hacia un consumo inteligente

- in Noticias
1662
0

Un reciente estudio demuestra que los automóviles de la ciudad de París permanecen estacionados el 92% de su tiempo. Este dato confirma la infrautilización que se le da a un bien cuyo coste económico supone para muchas familias un esfuerzo cada vez mayor. La economía colaborativa incide sobre la necesidad de optimizar los bienes existentes para evitar el consumismo y lograr ahorros económicos. Entre otras muchas ideas que surgen y que proclaman una nueva forma de consumo más inteligente y una mejor gestión de nuestros bienes, se encuentra Cityzencar, una innovadora idea surgida en Francia que permite a un particular poner en alquiler su automóvil durante las horas en las que no lo va a utilizar. El consumo colaborativo suprime los intermediarios, especialmente gracias a internet, y pone en contacto directo a productores y consumidores. Este tipo de consumo sostenible propicia las relaciones sociales, hace que cada consumidor sea un emprendedor que alquila o comparte sus bienes, su información, su tiempo e incluso su dinero.

CityZen Car, una alternativa inteligente a la compra de un coche

Los alquileres de apartamentos entre particulares son una forma de consumo colaborativo que está gozando de un gran éxito porque permite al propietario de una vivienda conseguir unos ingresos extras mientras ofrece al usuario una solución de alojamiento agradable, económica y diferente. Gracias a los portales de internet existentes, cualquiera puede anunciar el apartamento que compró y que no utiliza de forma regular. Por otra parte, esta novedosa oferta de alojamiento contribuye al saneamiento del mercado logrando un considerable beneficio para los viajeros. Lo verdaderamente importante, en especial en épocas de incertidumbre, es tener acceso a lo que se desea en lugar de poseerlo. El consumo colaborativo cambia nuestra forma de consumir y promueve una relación que aúna el beneficio con el servicio al prójimo. Este consumo social no abarca sólo bienes materiales, sino que también sirve para compartir ideas, habilidades y experiencias. Si bien aún no está bien anclado en los hábitos de la sociedad europea, el consumo colaborativo es ya una ola socioeconómica que revolucionará las políticas de comunicación de las empresas y que, a medida que el ciudadano se vaya implicando en ella, contribuirá de forma definitiva a frenar el hiperconsumo dando paso a la inteligencia social y económica.

Fuente

CityZen Car

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.