Gante, Bélgica, inicia su transición

Gante, Bélgica, inicia su transición

- in Noticias
1401
0

Una ciudad en transición es aquella que se prepara para los grandes desafíos del futuro: el pico del petróleo y el cambio climático. Con este objetivo, la ciudad se orienta de forma manifiesta hacia una economía local, un fuerte tejido social y un modelo de convivencia sostenible y respetuoso con el medioambiente. Esta tendencia se basa en la construcción de casas ecológicas, en una alimentación ecológica y de producción local, en un transporte limpio y al alcance de todos y en el fomento de numerosos proyectos culturales. El movimiento “Ciudades en Transición” es una iniciativa basada en el modelo “bottom up”, según el cual el cambio comienza en el individuo, que va tejiendo una red hasta crear un colectivo suficiente para pasar a la acción sin esperar a que lo hagan los gobiernos. La ciudad belga de Gante se muestra muy activa en este proceso de transición: en poco menos de un año han visto la luz numerosos grupos en cinco barrios de la ciudad. Se trata de grupos de una veintena de vecinos que contribuyen conjuntamente en la creación de un futuro solidario y sin petróleo. Según ellos, este futuro acabará por seducir a muchos más ciudadanos y a otras ciudades.

Si disminuye la producción de petróleo en los próximos años (el efecto denominado pico del petróleo o peak oil) y aumenta su precio, la globalización económica se verá amenazada, lo que propiciará el impulso de los empleos y productos locales y ecológicos. Es muy posible que nuestra vida también se vea modificada, y este hecho puede significar una gran oportunidad para aquellos que aspiran a vivir un modo de vida de bajo impacto medioambiental, en el que el tráfico automovilístico sea mínimo, el estrés menor y la calidad de vida superior. El individuo no asume el compromiso con la transición como consecuencia de un estado de pesimismo acerca del rumbo del mundo, sino que lo hace movido por la idea de que “podemos hacerlo mejor» y de que “el futuro está en nuestras manos”. Este optimismo es un estimulante psicológico que aporta el ánimo necesario a los individuos para que inviertan su tiempo en la mejora de su comunidad y en el emprendimiento acciones conjuntas. De esta forma, se crea el dinamismo local necesario para anticiparse activamente a los problemas que se derivarán del cambio climático y de la escasez de petróleo.

Las ciudades en transición no se basan en gestos individuales ni en acciones llevadas a cabo por los militantes de círculos cerrados enfrentados al resto del mundo. Se trata de un aprendizaje sobre la vida en los límites biofísicos del planeta. “ Hay sitio para todo el mundo y nos espera un futuro mejor”, afirma Rob Hopkins, creador del movimiento y habitante de la ciudad británica en transición Totnes, fuente de inspiración internacional. El desafío es enorme. Para que este movimiento se desarrolle, es necesario apelar a la creatividad individual aplicada al colectivo. En la práctica, los grupos de la ciudad de Gante retoman iniciativas locales que existen desde hace décadas. Los grupos de transición se hacen cargo de los jardines compartidos y, en función de las ideas que surgen de las reuniones locales, van introduciendo novedades en el barrio tales como la instalación de un lugar de compostaje colectivo, el cultivo de los maceteros en los alféizares de las ventanas, la producción de jarabe de saúco negro, etc.

Todos los asuntos que conciernen al barrio se discuten, se organizan y se proponen a los grupos de trabajo temáticos para que lleven a cabo las tareas correspondientes. En los últimos meses, el grupo del trabajo dedicado a la alimentación se dedicó a dos cuestiones esenciales de la permacultura: el acondicionamiento de un bosque alimentario en un barrio de la periferia de Gante y la gestión de un huerto próximo a la estación ferroviaria. Otro grupo se dedica a la transmisión de los conocimientos del movimiento de transición a través de diversas enseñanzas. Por su parte, el grupo dedicado al “dinero paralelo” y los miembros de la red de intercambios de bienes y servicios están estudiando la posibilidad de introducir una moneda alternativa para estimular la economía local. La transición de Gante, así como la de muchos pueblos y ciudades en el mundo entero, no ha hecho más que comenzar. En todo ellos será necesaria una colaboración permanente entre voluntarios, expertos, autoridades y empresas con el objetivo de anticiparse de una forma social y sostenible a los desafíos del futuro.

Fuente

Informaciones generales sobre el movimiento de transición en la región TransitionNetwork

Movimiento de Transición en español

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.