Gallinas municipales contra los residuos

Gallinas municipales contra los residuos

- in Noticias
1631
0

Los residuos domésticos son un auténtico problema tanto para los municipios como para el medioambiente. Los costes de recogida y tratamiento son cada vez más elevados y suponen una carga más para el contribuyente, con el inconveniente añadido de que su tratamiento no es siempre el más adecuado. La solución más habitual es desechar estos residuos en vertederos y proceder a su incineración, un método de enorme impacto que emite enormes cantidades de gases contaminantes a la atmósfera, contamina las aguas subterráneas y ni siquiera utiliza el calor generado en la quema para producir energía. Por otro lado, si estos residuos se utilizaran para producir energía, tal y como vienen haciendo algunos países, desde el punto de vista medioambiental se obtendrían peores resultados que en las centrales eléctricas o de gas natural debido a que las incineradoras emiten un 33% más de gas de efecto invernadero, además de los peligrosos residuos de la combustión como son los metales pesados o las dioxinas.

El reciclaje, una solución aparentemente ideal, requiere una costosa infraestructura para resultar eficiente. Por ello, la mejor solución es producir la menor cantidad de residuos posible, compostando los orgánicos siempre que se pueda y tratando de comprar aquellos productos cuyo embalaje sea mínimo o inexistente. Otra solución, y esta es novedosa por lo original, es la que han adoptado en el municipio francés de Pincé, cerca de la cuidad de Le Mans: los responsables políticos ofrecerán dos gallinas a quienes lo soliciten para minimizar la generación de residuos domésticos. Según datos de la Agencia Francesa del Medio Ambiente y el Control de la Energía (ADEME), cada ciudadano francés produce una media de 390 kilos de residuos anuales. El ayuntamiento del municipio francés de Pincé ha decidido tomar cartas en el asunto y ofrecerá a sus vecinos un par de gallinas por hogar. De esta forma, el municipio pretende ahorrar una gran cantidad de residuos todos los años y aligerar así el presupuesto de recogida y tratamiento de basuras. Además, los hogares que acepten la oferta gozarán de huevos frescos casi todos los días.

Una gallina puede comer entre 150 y 200 kilogramos de residuos orgánicos al año: pan, pieles de verduras, restos de frutas y hortalizas… Los hogares que cuenten con esta preciada ave doméstica apenas generarán residuos que vayan a parar al cubo de la basura. Otra ventaja de poseer un par de gallinas en casa es la producción de huevos frescos. Una gallina puede poner de 250 a 300 huevos anuales, alimento que no tiene comparación con el que, lamentablemente, se encuentra en los supermercados, procedente del maltrato a que son sometidas las gallinas que caen en manos de la producción industrial.

Pero el ayuntamiento de Pincé no solamente ofrece las gallinas sino que, para colaborar con su mantenimiento, ha organizado un plan para cuidar de ellas durante la ausencia por vacaciones de alguno de sus propietarios. Tal y como indica la alcaldesa Lydie Pasteau, “En el pueblo estamos acostumbrados a buscar soluciones cuando alguno de los vecinos se marcha de vacaciones.Ahora, además, habrá que cuidar de las gallinas”. Los responsables municipales calculan que son entre 15 y 20 los hogares que se apuntarán a la iniciativa y a los que habrá que suministrar las gallinas. Cada gallina le costará 10 euros al ayuntamiento. Las primeras gallinas antirresiduos, cada una de las cuales le costará 10 euros al ayuntamiento, llegarán a sus nuevos hogares en septiembre de 2012.

Fuente

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.