Fukushima y la tiroides de los bebés de California

Fukushima y la tiroides de los bebés de California

- in Noticias
2176
0
Bebé dormido

 Un nuevo estudio demuestra cómo el yodo radioactivo de Fukushima ha provocado un importante aumento del hipotiroidismo entre los bebés de California, a 5.000 millas al otro lado del Océano Pacífico. Los resultados del estudio se publicarán en la revista especializada Open Journal of Pediatrics.

El hipotiroidismo congénito es una enfermedad rara pero grave que afecta a uno de cada 2.000 niños. Los niños que padecen esta enfermedad tienen que ser tratados para que la misma no afecte a su crecimiento. En el estado de California, se lleva a cabo un test de TSH (hormona estimulante de la tiroides) a todos los bebés cuando nacen para determinar si sufren hipotiroidismo.

Un grupo de investigadores se dedicó a estudiar los índices de hipotiroidismo recogidos en los datos de California durante el periodo de la catástrofe de Fukushima. Los resultados de sus análisis muestran cómo la cantidad de bebés que sufrían hipotiroidismo (es decir, cuyos niveles de TSH eran superiores a 29 uds.) aumentaban un 21% en el grupo de bebés expuestos a un elevado nivel de yodo radioactivo en el útero. El mismo grupo de niños mostraba un aumento del 27% en los casos “límite”.

La explosión de los reactores y los depósitos de combustible en Fukushima produjo unos niveles de contaminación radiactiva (yodo 131) comparables a los que se produjeron en Chernóbil en 1986. En el caso de Fukushima, los vientos arrastraron el yodo radioactivo y demás radioisótopos a través del Océano Pacífico hasta la costa oeste de EEU, donde el resto de material I-131 que quedaba después de haberse dispersado y diluido llegó a aparecer en la leche de vaca.

(…)

Este no es el primer estudio que llama la atención sobre la sensibilidad de los no natos ante los productos de fisión nuclear. Después de la catástrofe de Chernóbil se registró un inesperado y significativo aumento del número de casos de leucemia infantil en los niños de 0 a 1 años que aún no habían nacido cuando el útero de sus madres sufrió un aumento de los niveles de Cesio 137 debido a la catástrofe nuclear.

(…)

La exposición al yodo radioactivo ha sido vinculada al cáncer de tiroides infantil. En Bielorrusia, Ucrania y en Rusia hubo un enorme aumento de cáncer de tiroides después de Chernóbil. La situación en Fukushima parece ser un eco de esto, a pesar de que las autoridades continúan afirmando que el accidente no provocará efectos indeseados.

Sin embargo, el estudio confirma 44 casos de cáncer de tiroides en niños de 0 a 18 años de edad en la prefectura de Fukushima en los últimos seis meses (una cifra que, desde entonces, ha aumentado hasta 53). Los casos de leucemia infantil se han multiplicado por 80 con respecto a los datos anteriores a la fuga de yodo de la central nuclear.

(…)

Más información

Fuente

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.