Fenómenos climáticos extremos: el hombre responsable

Fenómenos climáticos extremos: el hombre responsable

- in Noticias
2068
0

Durante los últimos diez años el planeta ha sufrido los efectos de fenómenos climáticos extremos en forma de intensas sequías, lluvias diluvianas, tormentas tropicales y huracanes devastadores. Estos fenómenos se han intensificado y multiplicado en un espacio de tiempo demasiado corto y la comunidad científica trata de encontrar una respuesta entre dos hipótesis: ¿son variaciones naturales del clima o los efectos provocados por el cambio climático de origen antrópico? Los autores de un reciente estudio publicado en la revista Nature Climate Change no tienen ninguna duda: la intensificación de los fenómenos climáticos extremos guarda relación directa con las actividades humanas.

Los investigadores Dim Coumou y Stefan Ramstorf, del Instituto del Clima de la Universidad alemana de Potsdam, han llevado a cabo un estudio de los fenómenos climáticos extremos ocurridos durante los últimos 10 años. Para obtener los resultados publicados en Nature Climate Change, los investigadores se limitaron a estudiar aquellos eventos que superaron los registros máximos precedentes. Partiendo de 56 artículos científicos, los investigadores realizaron una comparación con una serie de estadísticas más amplias basadas en modelos climáticos. Se analizaron tres tipos de fenómenos extremos: Canículas En 2003, Europa vivió el verano más caluroso en 500 años (se registraron 70.000 muertes); en 2009, una ola de calor sin precedentes llegó a Australia; en 2010, Rusia se enfrentó a una canícula que afectó a la población causando 11.000 muertes sólo en Moscú y a los cultivos de cereales, cuya cosecha se perdió en un 30% debido a la sequía y los incendios (el país tuvo que prohibir la exportación de trigo). Estas olas de calor son cada vez más frecuentes, especialmente en verano. 2010, 2005 y 1998 constituyen tres récords de temperatura media desde el comienzo de los registros en 1880.

Para los investigadores del Instituto de la Universidad de Potsdam, existe una relación entre estas canículas y el calentamiento global provocado por la actividad del hombre. Su estudio se suma a numerosos trabajos científicos, en especial los del laboratorio de la NASA y el Goddard Institute for Space Studies, dirigido por James Hansen, para quienes el aumento de las temperaturas está causado por las concentraciones de gas de efecto invernadero en la atmósfera, especialmente el dióxido de carbono producido por la actividad humana (generación de energía, transportes, industria, etc.). La concentración de CO2 en la atmósfera era, en 1880, de 285 partes por millón, actualmente supera las 390 y rebasa la máxima concentración “aceptable”, establecida en 350 ppm. Lluvias intensas Durante la última década han tenido lugar numerosos episodios de lluvias extremas y devastadoras como las inundaciones de Pakistán en julio de 2010 y las del este australiano en diciembre de 2010. Las lluvias de Australia fueron las más intensas registradas desde 1900, con unos daños calculados de 2.500 millones de dólares. En Europa, Estados Unidos y Australia existen estadísticas de larga duración que permiten establecer correlación entre estos fenómenos lluviosos extremos y el cambio climático. En Estados Unidos, las precipitaciones extremas aumentaron un tercio durante el último siglo. En Europa, las lluvias extremas invernales se multiplicaron por ocho en los últimos 150 años. Desde 1970, el vapor de agua en la atmósfera aumentó un 4%. Huracanes 2004 fue el año en el que coincidieron el mayor número de ciclones contabilizados en un mismo año. Además, entre esos ciclones, tuvieron lugar algunos que doblaban la potencia de los anteriormente registrados. Los huracanes, ciclones y tormentas tropicales más potentes se dan cada vez con mayor frecuencia. Diversos estudios publicados en 2005 mostraban que la energía total de los huracanes del Atlántico Norte hasta el Pacífico Oeste había aumentado un 70% en 30 años y que los huracanes de categoría 4 o 5 aumentaron un 57% entre 1970 y 2004. Respecto a los huracanes, los científicos guardan una mayor prudencia. Si bien está comprobado que ha habido un aumento del número y la intensidad de los huracanes entre 1980 y 2005, no existen pruebas concluyentes de que este fenómeno sea debido al cambio climático de origen antrópico. Cabe concluir que los fenómenos climáticos extremos se han multiplicado en la última década y, si bien no se pueden relacionar uno a uno y de forma sistemática con el cambio climático, sí es cierto que éste último es responsable de esta tendencia general. «Los fenómenos meteorológicos extremos pueden estar relacionados con oscilaciones climáticas regionales como El Niño o La Niña pero, actualmente, estos procesos se desarrollan en un contexto de calentamiento global. De esta forma, un evento extremo puede llegar a batir todos los registros anteriores. Es incluso muy probable que varios de estos fenómenos extremos sin precedentes ocurridos durante la última década no hubieran tenido lugar sin un calentamiento global de origen antrópico», afirman los autores del estudio.

Fuente

Más información

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.