Europa pierde tierra y agricultores

Europa pierde tierra y agricultores

- in Noticias
1368
0

Europa pierde su tierra de cultivo a pasos agigantados. Es esta una verdadera hemorragia en todos los países de la Unión, que entre el año 2003 y 2010 han perdido el 20% de sus tierras de cultivo. Pero la tragedia es especialmente grave en la Europa central o Báltica, donde algunos países como Estonia perdieron en este periodo el 47% de sus terrenos cultivables. Las sucesivas políticas agrarias (PAC) y sus respectivas reformas no han conseguido atraer a los jóvenes a la agricultura, no ha conseguido dignificar el trabajo campesino ni establecer unos precios justos que propicien el aliciente necesario para garantizar el futuro de la agricultura. La nueva PAC 2014-2020 tampoco aporta nada nuevo al respecto.

La concentración de las explotaciones ha excluido del mercado a los jóvenes y ha puesto muchos obstáculos en el camino de quienes querían instalarse en el campo. Esto se debe a que la PAC ha favorecido a las grandes explotaciones industriales otorgando subvenciones en función de las hectáreas o por rendimientos históricos y estableciendo unos precios muchas veces por debajo de los costes de producción. Además, muchas normas industriales y obligaciones administrativas no se adaptan a la agricultura campesina o tradicional. Actualmente muchos jóvenes rurales y urbanos quieren dedicarse a la agricultura, a producir alimentos para alimentar a la población. No quieren ser productores de materias primas baratas para alimentar a la industria y a las grandes cadenas de supermercados. Pero una gran parte de ellos se ve excluida de los programas de ayuda ya que sus proyectos no se enmarcan en los anticuados esquemas oficiales que datan del siglo XX, aunque el productivismo está tocando fondo.

El tiempo en el que se producía más y más con cada vez menos agricultores está acabado ya que no puede responder a los desafíos medioambientales, sociales y territoriales de la actual Europa. La nueva PAC llega tarde y no aporta nada en la dirección que es necesario emprender: Europa no necesita eliminar cada vez a más agricultores y crear explotaciones agrícolas cada vez más grandes. Esta visión resulta demasiado simplista y conduce al desastre al no tener en cuenta los costes de salud pública, sociales y medioambientales que, de forma general, se externalizan hacia los contribuyentes y los ciudadanos. Es imprescindible invertir la actual tendencia. Porque, ¿vive el mundo de las grandes explotaciones de cereales, muchas veces ampliadas gracias al presupuesto de la PAC pagado por los contribuyentes europeos y que han creado desiertos humanos en las grandes planicies de cereal? ¿Por qué seguir manteniendo las grandes ganaderías industriales cuya impacto negativo es de sobra conocido y que concentraron la producción en algunas regiones europeas sin aportar alimentos de calidad al consumidor? Después del productivismo y la reestructuración, ha llegado la hora de la agricultura tradicional, la misma que muestran las instituciones en los videos de promoción de la PAC y quedespués olvidan en sus reformas.

Más información

Fuente

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.