Etiquetar para concienciar

Etiquetar para concienciar

- in Noticias
1594
0

Cuando adquirimos una prenda de vestir a menudo no resulta fácil averiguar dónde, en qué condiciones y con qué materiales se ha fabricado. Existen multitud de fibras de distinta procedencia que, en muchas ocasiones, se producen con la ayuda de sustancias químicas que pueden provocar alergias o distintos problemas de salud. El pasado 20 de abril se llevaron a cabo una serie de negociaciones en el Parlamento y el Consejo Europeo con el fin de acordar la aplicación de un nuevo sistema de etiquetado en las prendas textiles. Una vez entre en vigor el nuevo reglamento, los fabricantes tendrán un plazo de dos años y medio para satisfacer los nuevos requisitos, entre los que destaca la obligatoriedad de indicar en las etiquetas si las prendas contienen materiales de origen animal.

Las pieles de animales se utilizan muy a menudo en la confección de prendas de vestir. Estas pieles proceden de animales que, en su mayoría, han sido criados específicamente para extraer esa fibra tan valorada por muchos consumidores. Detrás de la elegancia que pueda suponer para muchos un abrigo aderezado con piel o pelos de animal, se esconden verdaderas masacres y aberraciones cometidas con animales que, en muchos casos, se encuentran en peligro de extinción. Esto no afecta sólo a la alta costura, sino a prendas destinadas al consumo de masas. Además, el comercio de pieles también afecta a animales de compañía, tal y como denuncian continuamente las organizaciones por la defensa de los animales, que advierten del tráfico de pieles de gatos y perros en China.

El nuevo reglamento europeo de etiquetaje de prendas de vestir propiciará que el consumidor sea consciente de la compra que realiza. De esta forma, además de informar sobre los productos químicos utilizados y la relación con las alergias de los mismos, el nuevo etiquetado informará sobre la presencia o no en la prenda de materiales de origen animal.

El consumidor, a partir de la aplicación del nuevo sistema de etiquetado, no podrá pensar que la chaqueta que compra está fabricada con fibras textiles de imitación. Según Toine Manders, portavoz del Parlamento, “Con este acuerdo hemos avanzado en el camino hacia la transparencia del mercado interior de los productos textiles, con las consiguientes ventajas para los consumidores, la industria y los Estados miembros.” Durante la negociación, el Consejo Europeo sugirió a la Comisión la realización de un estudio hasta el 30 de septiembre de 2013 sobre el sistema de etiquetado de origen así como sobre una eventual relación causa-efecto entre las sustancias químicas utilizadas en la producción de vestidos y las reacciones alérgicas. Asi, en breve, las etiquetas textiles deberán informar acerca del mantenimiento de las prendas (actualmente este requisito es voluntario), sobre aspectos sociales y ecológicos de su fabricación y precisar si se utilizaron sustancias alergénicas además de la adopción de un sistema de tallas uniforme.

Fuente

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.