Este producto ha sido elaborado pensando en las abejas

Este producto ha sido elaborado pensando en las abejas

- in Permacultura
2437
0
La química utilizada en la agricultura está matando a las abejas

La labor que realizan las abejas es un factor determinante de la agricultura. Sin ellas dejaría de producirse un tercio de los alimentos para el consumo humano. El 80% de las plantas florales no podrían reproducirse si las abejas no se encargaran de polinizarlas, lo que conllevaría una importante pérdida de biodiversidad y de hábitats para otros animales que se verían abocados a la extinción. Sin embargo, a pesar de su enorme importancia, las colonias de este diminuto animal se encuentran en peligro. Cada año, en el mundo entro desaparecen 300.000 colonias de abejas. Varias asociaciones europeas han unido sus fuerzas para crear una certificación que garantice que los alimentos que la portan han sido producidos evitando dañar a las abejas.

En el año 2006, los periódicos del mundo entero hicieron saltar las alarmas cuando anunciaron que las abejas estaban desapareciendo. Los apicultores de todos los rincones del planeta afirmaban que sus abejas abandonaban la colmena y desaparecían sin dejar rastro. Desde entonces, el misterio que más adelante se dio a conocer como el colapso de las colmenas (CCD por sus siglas en inglés) ha sido sujeto de gran cantidad de investigaciones dedicadas a averiguar qué está pasando con este preciado insecto.

Las respuestas que se han ido encontrando a lo largo de los años son de una lógica aplastante: los monocultivos y la pérdida de biodiversidad que propician, las sustancias químicas tóxicas que se utilizan en las fumigaciones, la pérdida de hábitats debido a la urbanización son algunos de los factores que se han señalado como posibles responsables de la desaparición de las abejas.

Cabe destacar la resolución tomada por la Comisión Europea en vista de la publicación, en enero de 2013, de las conclusiones de diversos estudios científicos por parte de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), según las cuales los pesticidas neonicotinoides, un neurotóxico especialmente agresivo, estaban envenenando a los insectos. Estos pesticidas, que en Europa se utilizaban en el cultivo de maíz, árboles frutales y patatas, entre otros alimentos, recientemente han sido prohibidos de forma parcial y durante un periodo de dos años en la UE.

Sin embargo, tal y como denuncian las organizaciones ecologistas, las medidas tomadas por la Comisión Europea son insuficientes, ya que no se tienen en cuenta otros factores que están determinando la desaparición de las abejas: la agricultura industrial y sus monocultivos, que fomentan la falta de biodiversidad y por lo tanto impiden que los insectos puedan alimentarse adecuadamente; la utilización de otros químicos tóxicos altamente perjudiciales para las abejas y demás insectos polinizadores; la pérdida de paisajes naturales y seminaturales en y alrededor de las explotaciones agrícolas debido a la urbanización…

Por este motivo, las asociaciones de apicultores Unaf (francesa), Unaapi (italiana) y EPBA (alemana), han elaborado una certificación que garantiza que los alimentos que la portan no han causado daño a las abejas durante su proceso de producción. “Bee friendly” es un sello europeo cuyo objetivo es promover los productos respetuosos con las abejas mediante la sensibilización de los productores y fabricantes y la distribución de bienes de consumo “cuya producción ha tenido en cuenta un impacto positivo sobre los polinizadores y sus ecosistemas”.

El certificado se obtiene tras someterse a una auditoría que verifica que el producto en concreto se ha elaborado respetando 27 rigurosas normas, entre las que se encuentran la prohibición de utilizar pesticidas neonicotinoides y pyrethrinoides. Asimismo, está prohibida la utilización de transgénicos en su sentido más estricto, incluso para la alimentación del ganado.

Algunos productores alemanes, como la marca de lácteos Sternenfair, ya cuentan para algunos de sus productos con el certificado “Bee friendly”, que fue presentado el lunes 24 de febrero 2014 en el Salón de la Agicultura en París y que podrá encontrarse en los comercios del país vecino hacia finales de 2014. En un principio el sello certificará todo tipo de frutas, hortalizas y productos lácteos.

Fuente

Más información (Greenpeace)

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.