El Síndrome del Titanic. Un grito de alarma y uno de esperanza

El Síndrome del Titanic. Un grito de alarma y uno de esperanza

- in Ecoturismo
2311
0

El reportero, ecologista y escritor francés Nicolas Hulot prepara su vuelta a la escena mediática. Su largometraje «El Síndrome del Titánic», anunciado como un grito de alarma y un grito de esperanza, se proyectó fuera de competición en el festival internacional de cine de Cannes. Su estreno en las salas está previsto para el 7 de octubre de 2009.

Este documental es una creación de Nicolas Hulot y Jean-Albert Lièvre, el creador de «Usuaïa», y su objetivo es erigir un nuevo retrato sin maquillaje de nuestra civilización, mayoritariamente urbana, a la vez que muestra el retrato de la tierra y sus ciclos naturales. “El Síndrome del Titanic” sitúa a la tierra y al hombre en perspectiva a escala de nuestra galaxia y permite a cada uno ser testigo directo de un fenómeno que aún no es irreversible. Es un mensaje de esperanza para las generaciones futuras.

Comentarios del autor acerca de la película: «A decir verdad, no he visto el mundo tal y como es en la realidad sino que, más bien, he visto el mundo según mis deseos. Treinta años de viajes y constantes compromisos condicionan la visión y descubren una realidad que se aleja de mis ilusiones. He visto cómo el planeta se encogía delante de mis ojos. Desde la convicción despreocupada y agradable de un mundo infinito e inmutable, he descubierto un mundo cerrado y vulnerable. De la idea de un progreso constante, a base de reflexión y unido al futuro, he tomado conciencia de un mundo sacudido por un crudo torbellino en el que cada uno trata simplemente de sacar partido del juego sin saber demasiado adónde le llevará la corriente. He observado una humanidad que a menudo sucumbe bajo el peso de sus propios descubrimientos, engullida en la utopía materialista, petrificada en las redes del progreso.

Un hombre moderno, arrancado de sus raíces, temblando entre lo real y lo virtual, saturado de informaciones y de conocimientos, pulverizado, desintegrado, que poco a poco se repliega en su desarrollo enfrentado a sus ideales». «Ha llegado la hora de escapar de la rutina y de la urgencia crónica para afrontar el desafío en el que estamos inmersos. Ha llegado la hora de vernos tal y como somos. Estoy plenamente convencido de que estamos asistiendo al final de un mundo que tiene sus virtudes pero que en estos momentos es víctima de un progreso que perdió su sentido con el tiempo. El futuro será desesperante si dejamos que el tiempo decida por nosotros. No estamos desarmados, el genio humano aún no ha dicho su última palabra, sólo es necesario revisar completamente la ambición del proyecto de vida que queremos. Que cada cual asuma cambiar su visión del mundo». «El reto de esta película es transmitir convicción a través de la imagen. Darle consciencia a nuestra inconsciencia para que cada uno de nosotros se convenza de que un cambio radical es inevitable y de que se puede poner en marcha ya mismo. Si el Síndrome del Titanic es un grito de alarma también lo es de esperanza”, Nicolás Hulot.

Fundación Hulot

Web de la película

About the author

0 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.