El proyecto Yasuní y la batalla del petróleo en Ecuador

El proyecto Yasuní y la batalla del petróleo en Ecuador

- in Noticias
1780
0

Luchar contra el cambio climático, conservar la biodiversidad y garantizar los derechos de los pueblos indígenas del Amazonas: todo esto sólo será posible si se protege la selva amazónica en su conjunto. El gobierno de Ecuador ha tomado la determinación de conservar la naturaleza y por ello se compromete a no explotar los yacimientos petrolíferos que se encuentran en pleno Amazonas. Se trata de una decisión valiente que apuesta por el futuro de muchas personas y del planeta. Ahora es el turno de la comunidad internacional, que deberá prestar el apoyo necesario para compensar el esfuerzo de Ecuador y ayudar tanto a este país como a Venezuela, Brasil y Bolivia. Este tipo de decisiones políticas son imprescindibles para frenar el cambio climático y conservar la biodiversidad garantizando la vida de muchas personas y la salud del planeta. Recordando el fracaso de la cumbre de Copenhague, esta iniciativa del gobierno ecuatoriano cobra un valor importantísimo ya que se dirige por el camino adecuado en la lucha contra el cambio climático. La protección del bosque amazónico se ve desde muchos estamentos simplemente como una vía para almacenar CO2. Esto se aprecia si se analizan los mecanismos REDD+1 (Reducción de las Emisiones debidas a la Deforestación y la Degradación), que en breve se pondrán en marcha y que se dirigen exclusivamente a la reducción de las emisiones debidas a la deforestación con el objetivo de producir créditos carbón con valor en el mercado. Evidentemente, esta estrategia mercantilista puede contribuir a la protección de los bosques, pero existen otro tipo de alternativas mucho más económicas y razonables tales como el proyecto Yasuní-ITT. Este proyecto, cuyas siglas corresponden a las tres plataformas de perforación que existen en la zona (Ishpingo-Tamboca-Tiputini), tiene como objetivo no explotar los casi 850 millones de barriles de petróleo que contiene el Parque Yasuní.

El Parque Yasuní contiene casi el 20% de las reservas petroleras del país. El problema es que este parque es una reserva natural y un verdadero tesoro de biodiversidad en el que conviven 596 especies de aves y 150 de anfibios. Además, la reserva está habitada por diversas comunidades indígenas como los Tagarei, los Taromenage y los Oñamenane. Estas tribus están amenazadas desde hace mucho tiempo: ya en 1996 la Confederación de nacionalidades indígenas de la Amazonia ecuatoriana denunció a los gobiernos ecuatorianos de entonces y a las compañías petroleras ante la Corte Interamericana de los Derechos Humanos acusándolos de atentar contra los derechos de estas poblaciones.

La propuesta del gobierno ecuatoriano exige que se le compense al menos por un 50% de los beneficios que obtendría de iniciar el proceso de explotación de ese petróleo.

El petróleo constituye una importantísima fuente de ingresos para Ecuador. Por ello, el gobierno pide a la comunidad internacional su compromiso con la conservación de la naturaleza y su apoyo económico apelando al principio de responsabilidad compartida. Si bien, tal y como argumenta el gobierno ecuatoriano, todos somos responsables ante el cambio climático, son los países industrializados quienes más han contaminado y más han aprovechado los beneficios económicos para su desarrollo. La terrible experiencia de Ecuador con el petróleo y el triunfo de la justicia Ecuador conoció en sus tierras el peor desastre ecológico del mundo, el llamado “Chernóbil del Amazonas”, provocado por la multinacional petrolera Texaco (Chevron). El gobierno ecuatoriano de entonces concedió a la compañía 1.500.000 hectáreas de terreno en las que durante 28 años (1964 a 1992) la petrolera construyó y explotó pozos en plena selva, donde vivían varias comunidades indígenas en armonía con la naturaleza. Aún hoy en día muchas comunidades siguen sufriendo las consecuencias de la contaminación en forma de cánceres y enfermedades de transmisión genética. Una amplia zona quedó completamente contaminada por residuos tóxicos y aguas residuales del proceso de extracción del petróleo y muchas comunidades indígenas se vieron obligadas a abandonar sus tierras. Los ríos y estanques que utilizan unas 30.000 personas como fuente de agua de consumo, cocina y aseo personal, sufrieron el impacto de los tóxicos provenientes de las explotaciones petroleras.

Pablo Fajardo, abogado por obligación Después de un eterno proceso judicial que duró más de 20 años, Pablo Fajardo Mendoza, abogado defensor de la causa de las 30.000 personas afectadas por la multinacional del petróleo, puede decir que ha ganado el pulso al poder económico de la multinacional, que deberá pagar una suma de aproximadamente 6.000 millones de euros por los daños causados en el amazonas ecuatoriano.
Pablo, procedente de una familia muy humilde de la costa ecuatoriana, comenzó a trabajar para unos misioneros capuchinos navarros, quienes le ayudaron a estudiar la carrera. Pablo estuvo siempre muy ligado a las comunidades de afectados por la petrolera a través de asociaciones locales. Una vez acabó sus estudios se hizo cargo de la defensa de las 30.000 personas afectadas. “Era algo necesario. Cada vez que nos dirigíamos a las autoridades nos decían que nos buscáramos un abogado”. Pablo Fajardo decidió que él sería este abogado. El grupo de afectados por la petrolera crecía de forma rápida, y su impacto internacional ganó fuerza cuando la abogada norteamericana Judith Kimberling publicó el libro “Amazon Crude”. Este impacto mediático permitió agrupar a varios abogados, quienes presentaron la primera denuncia contra Texaco en noviembre de 1993. En 1994, Pablo Fajardo, que había logrado organizar a las víctimas, se graduaba en derecho. En febrero de 2011, el tribunal de Lago Agria emitió su veredicto: Texaco-Chevron deberá pagar 8.500 millones de dólares por los daños causados en el bosque amazónico y sobre la salud de muchas personas. El juez norteamericano Lewis Kaplan declaró que el veredicto no puede ser ejecutado en EEUU. La multinacional norteamericana tiene intereses en 50 países en todo el mundo, por lo tanto se verá obligado a hacer frente a la sentencia en alguno de ellos.

Más información

Fuente

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.