El peligro de las bebidas energéticas

El peligro de las bebidas energéticas

- in Noticias
2843
0
Bebidas Energéticas

 Los reclamos publicitarios de las denominadas “bebidas energéticas” no se fundamentan en ningún estudio de rigor. Si bien es cierto que, debido a su contenido en sustancias tales como la cafeína, la taurina, la glucuronolactona, la vitamina B y otros edulcorantes, estas bebidas tienen un efecto estimulante, es importante que no se confundan con las bebidas isotónicas, cuya composición se adapta a las necesidades de  los deportistas y está regulada por normas específicas. Según la Agencia Francesa para la Salud Alimentaria (ANSES), las “bebidas energéticas” no son aconsejables mezcladas con alcohol ni después de haber realizado un ejercicio físico. En el país vecino se está llevando a cabo un debate del que surgen propuestas tales como gravar este tipo de bebidas mediante un impuesto especial, prohibir su publicidad dirigida a los más jóvenes e incluso disuadir de su comercialización. 
Bebidas Energéticas Lo que las “bebidas energéticas” tienen en común es que todas ellas contienen cafeína. Por lo general, una lata de 250 ml. de cualquier marca de estas bebidas equivale a dos cafés expresos. En el año 2008, cuando Francia permitió la comercialización de las bebidas energéticas, la ANSES mostró su desacuerdo. Y no parece que sus recelos fueran infundados. En los últimos años, diversos estudios sobre los efectos de este tipo de bebidas han demostrado que están muy lejos de ser inocuas. Casos de epilepsia, ataques nerviosos y de pánico son algunos de los efectos relacionados con su ingesta.

Sin embargo, la aceptación por parte de los consumidores no ha hecho más que aumentar desde que se comenzaron a comercializar. El pasado mes de marzo la Agencia Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA) llevaba a cabo un estudio cuyos resultados revelaron el porcentaje de consumidores por edades. En Francia, el 30% de los consumidores son personas adultas, el 68% son jóvenes de 10 a 18 años y el 18% restante, niños de 3 a 10 años.

Cabe destacar la forma en que se consumen estas bebidas, que suelen mezclarse con bebidas alcohólicas. El cóctel resultante es especialmente dañino, ya que se aumenta el efecto excitante y se propicia la deshidratación. Para quienes consumen bebidas energéticas después de hacer ejercicio, la EFSA advierte de los peligros de sufrir lesiones graves ya que estas bebidas no tienen ningún aporte nutricional y, además, su contenido en cafeína aumenta la excitación y provoca efectos indeseables.

En el caso de los más pequeños, varios estudios demostraron que el consumo de cafeína reduce el sueño y propicia un retraso del desarrollo cerebral.

Además de provocar daños sobre la salud, este tipo de bebidas son adictivas. Un 11% de los niños de entre 3 y 10 años superan el umbral de habituación y, en caso de dejar de consumirlas, experimentan síndromes de abstinencia, tal y como les ocurre a los consumidores de drogas.

Por todos estos motivos, en Francia se está viviendo un intenso debate que pasa por gravar este tipo de bebidas mediante un impuesto especial, prohibir su publicidad dirigida a los más jóvenes e incluso disuadir de su comercialización.

Ver informe de ANSES

Más información

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.