Publicidad y menores, el payaso de McDonalds era vegetariano

Publicidad y menores, el payaso de McDonalds era vegetariano

- in Noticias
2975
0
El payaso resultó ser un activista vegetariano
Los niños son nuestro futuro. Lo sabemos los adultos y lo saben las grandes multinacionales, que invierten enormes sumas de dinero en campañas dirigidas a lavarles el cerebro desde la más tierna infancia. Nada hay más convincente que un niño berreando para hacer que un adulto cambie de opinión y adquiera un producto que, en principio, no pensaba añadir a su cesta de la compra.

Algunas empresas cuentan con personajes “gancho” que conforman su señal de identidad y que invitan a los niños a pasar un buen rato mientras consumen sus productos. Este es el caso de Ronald McDonald, el payaso insignia de la multinacional de la comida rápida. La compañía estadounidense, que cuenta con más de 33.000 restaurantes en el mundo entero, ha sido denunciada en diversas ocasiones por regalar juguetes en sus menús infantiles, un hecho que viola las leyes de protección del consumidor en diversos estados de EEUU y que pretende enganchar a los niños a una alimentación que les está enfermando.

A principios del año 2011, los profesionales de la sanidad en EEUU publicaban una «Carta abierta al presidente de McDonald´s, Jim Skinner» en todos los diarios del país en la que instaban a la multinacional a dejar de anunciar comida basura para niños.

Según informa la organización Corporate Accountability International, en América uno de cada tres niños enfermará a causa del consumo de comida como la que propone McDonalds.

Algunas campañas como Retire Ronald han logrado apartar temporalmente al payaso de la multinacional de los medios de comunicación pero, en EEUU, este reclamo sigue haciendo aparición en lugares donde a los padres les resulta más difícil controlar su presencia, tales como las escuelas, las bibliotecas y hasta las clínicas de pediatría. Geoffrey Giuliano, que desde 1978 y durante cuatro años representó el papel de Ronald McDonald en Canadá, es una de las voces en contra de las prácticas de márquetin de la multinacional.

“El antiguo Ronald McDonald se hace activista vegetariano. Así rezaba el titular en el que se publicaban las declaraciones del actor estadounidense Geoffrey Giuliano, que desde 1978 y durante cuatro años representó el papel del payaso insignia de la multinacional en Canadá. “Quiero pedir disculpas por haber participado y colaborado con el lavado de cerebro de los jóvenes norteamericanos para que hicieran algo que ahora sé que va en contra de la naturaleza”. Diane E.Levin y Jean Kilbourne, autoras del exitoso libro “So Sexy So Soon”, afirman que “una exposición elevada a los medios de comunicación modifica la percepción del espectador sobre la realidad social de tal forma que esta acaba coincidiendo con el mundo de aquellos crean”.

De hecho, McDonalds es el mayor representante de lo que la Asociación Americana de Psicología denomina “la estrategia persuasiva más comúnmente utilizada en los anuncios: asociar el producto con la diversión y la felicidad, en lugar de aportar una información veraz relacionada con el producto”. Giuliano, que posteriormente fue más conocido por sus biografías sobre los Beatles, es vegetariano desde los años 70 y admite que “se vendió a multinacionales que hacen negocio con la muerte de innumerables animales y conquistando la voluntad de los niños”.

Geoffrey fue el elegido en un casting entre 600 participantes, contaba con su propio espacio televisivo en Canadá y ganaba unos 50.000 euros al año. Cuando anunció que se marchaba, la empresa se reunió en comité de crisis. En la actualidad, el antiguo payaso de McDonalds dirige un refugio de acogida para animales de granja maltratados. “Mucha gente en nuestra sociedad es católica”, continúa. “Les animo a recordar que la Biblia dice “no matarás” y que no existe una cláusula adicional en la que se añada que está bien matar animales para comérselos”.

Más información

Sobre Giuliano

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.