El negocio ahora está en los alimentos

El negocio ahora está en los alimentos

- in Noticias
1643
0

En los últimos diez años, el precio de los alimentos se ha triplicado. El cambio climático ha contribuido a este aumento de precios debido a su influencia directa sobre la producción agrícola, pero la influencia más escabrosa la están protagonizando los fondos de inversión dedicados a especular con los alimentos y la tierras de cultivo. Varias organizaciones no gubernamentales alemanas llevan un tiempo llamando la atención sobre este vital asunto que está matando de hambre a muchas personas en todo el mundo. En especial, la ONG alemana Foodwatch, quien señala al Deutsche Bank como responsable de llevar a cabo actividades especulativas con materias primas agrícolas. La campaña “Con los alimentos no se juega”, iniciada por la organización alemana de protección de los derechos del consumidor, Foodwatch, tiene como objetivo exigir la transparencia en la industria agroalimentaria. Desde que se lanzó «Con los alimentos no se juega» en octubre de 2011 se han recogido más de 170.000 firmas que se dirigieron al Deutsche Bank, líder financiero del país, que se encuentra entre los diez principales establecimientos que operan con fondos de inversión basados en la especulación con materias primas agrícolas. El llamamiento de Foodwatch se une a la campaña orquestada por ATTAC, que trata de incitar a los clientes del banco alemán a que cambien de establecimiento. Estas acciones se enmarcan en una campaña más amplia iniciada por varias ONG alemanas movilizadas contra la especulación con el precio de los alimentos.

Estas organizaciones quieren aprovechar la oportunidad que representa el hecho de que este año se vayan a llevar a cabo negociaciones para reformar la directiva MiFID (Markets in Financial Instruments Directive). Su intención es imponer el tema de la especulación con materias primas agrícolas en la escena política y tratar que se prohíba. La directiva MiFID, publicada por la Unión Europea en 2004, establece un marco reglamentario sobre los mercados financieros y, en teoría, debe promover la transparencia, la igualdad, la eficacia y la integración de dichos mercados. Por su parte, las ONG reivindican la prohibición absoluta de los fondos especulativos que trabajen con materias primas agrícolas y la creación de una institución que controle e intervenga en nombre del principio de precaución.
Según las ONG, la especulación sobre las materias primas agrícolas es la primera causa del hambre en el mundo. Estas organizaciones rechazan los argumentos del mundo financiero que pretenden culpabilizar de la volatilidad e inestabilidad de los precios de los alimentos tanto al cambio climático como al aumento de la población mundial e incluso al cambio de hábitos alimentarios de los países emergentes.
Las inversiones con las que trabajan estos fondos especuladores no sirven para financiar estructuras de producción de alimentos: los inversores utilizan sus capitales para apostar sobre la evolución del precio de las materias primas comprando de forma continuada y en un periodo prolongado sin vender nada, con lo que consiguen una subida artificial de los precios. ¿Qué interés mueve a estos inversores institucionales a ocupar el mercado de materias primas agrícolas? Según un agente de la bolsa de Frankfurt que no quiso desvelar su identidad, “a los inversores, estos instrumentos financieros les permiten diversificar sus carteras y compensar las crisis de otros mercados, invirtiendo en países emergentes cuyas economías están en fase de alto crecimiento. Pero estos productos financieros poseen la inmensa ventaja de evitar asumir los riesgos políticos y específicos inherentes a estos países, riesgos que deben asumirse cuando se invierte en acciones”.
La fórmula es clara, mínimo riesgo y máximo rendimiento: según un informe publicado por Foodwatch, los inversores institucionales habían invertido a finales de marzo de 2011 más de 600 millardos de dólares en títulos emitidos por bancos de inversiones destinados a apostar sobre las fluctuaciones de los precios de materias primas agrícolas. “Los niveles de stocks de las materias primas agrícolas han disminuido y las condiciones meteorológicas han afectado de forma importante la oferta proveniente de los principales países productores. El resultado: los precios de las materias primas aumentan. Los eventos acaecidos en África del Norte y en el Medio Oriente contribuyeron a la subida del precio del petróleo y los fondos basados en materias primas permitieron a los inversores protegerse contra este aumento de los precios de los combustibles”, comenta el agente de Frankfurt. Ante la propuesta por parte de las organizaciones no gubernamentales alemanas de realizar entrevistas a algunos bancos acusados de llevar a cabo estas prácticas, la respuesta hasta ahora siempre ha sido una negativa.

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.