El Museo de Arte Pola y su lucha contra los insectos sin aplicar pesticidas

El Museo de Arte Pola y su lucha contra los insectos sin aplicar pesticidas

- in Noticias
1120
0

Una nueva forma de control de pestes reduce a la mitad la presencia de insectos en el Museo de Arte Pola, en Japón.El Museo de Arte Pola, construido entre 2000 y 2002 y situado en el Parque Nacional Fuji-Hakone-Izu, en Japón, se encuentra rodeado de una exuberante vegetación. La idea del conjunto arquitectónico es integrarse en la naturaleza y no dañar el ecosistema en que se encuentra. Su base, con forma circular, permite que las aguas subterráneas fluyan al tiempo que dota al edificio de gran estabilidad y accesibilidad. La entrada, con sus luces de cubierta y laterales, permiten al visitante la visión del cielo y los bosques de Hakone, que rodean al edificio.

Este maravilloso ejemplo de arquitectura en coexistencia con la naturaleza debe también luchar contra sus elementos adversos de forma natural. Por este motivo, cuando en 2004 se planteó solucionar el problema de la invasión de insectos provenientes del exterior el edificio, el museo decidió implantar un sistema de control de plagas que minimizara el uso de pesticidas.

Debido a que los pesticidas no solamente son perjudiciales para la naturaleza y para la salud del ser humano, sino que también pueden dañar el color y degradar las colecciones del museo, se buscó una serie de alternativas que pudieran sustituir a los productos químicos en la lucha contra la invasión de insectos. La técnica aplicada resulta tan sencilla como sorprendente: en primer lugar, se investigó la especie de los insectos y sus formas de acceso al edificio. La mayoría de ellos entraban por las diversas puertas y ventanas de la construcción y el 90% lo hacía volando. Entre las medidas no invasivas que se tomaron para evitar la entrada de insectos al edificio de encuentran la sustitución del sistema de iluminación por otro que emitiera menos rayos ultravioletas, que atraen a los insectos; la mitigación de las emisiones de rayos ultravioletas por medio de filtros; y la utilización de repelentes. Cuatro años después de la introducción de este método, el museo ha informado sobre la reducción a la mitad de la cantidad de insectos en el edificio. Es este un importante ejemplo sobre cómo vencer las dificultades y evitar la intervención de productos químicos mediante la aplicación eficiente de sencillas medidas arquitectónicas.

Más información

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.