El mar también se acapara

El mar también se acapara

- in Noticias
1554
0

El acaparamiento de las zonas marítimas se lleva a cabo mediante acuerdos de acceso a las aguas territoriales y supone un grave perjuicio para los pescadores más humildes. De esta forma, quienes “pagan” llevan a cabo incursiones en aguas protegidas capturando los recursos en detrimento de la población local. Según el informador especial de la ONU, Olivier De Schutter, el acaparamiento de mares supone una amenaza más para la seguridad alimentaria. El experto en derechos humanos insta a los gobiernos de todo el mundo a que tomen medidas urgentes con el fin de evitar el agotamiento de las reservas marinas además de apoyar, proteger y repartir los beneficios de la pesca y del medio marino. En las conclusiones de su último informe, Olivier De Schutter afirma que “sin una acción rápida para evitar prácticas insostenibles en las aguas, la pesca dejará de ser capaz de garantizar el derecho a la alimentación de millones de personas”.

Debido a que los sistemas agrícolas están siendo sometidos a una presión incesante y que cada vez es mayor el acaparamiento de tierras de cultivo y del agua para el riego, un creciente número de personas recurren a los ríos, los lagos y los océanos para conseguir las proteínas alimentarias necesarias para sobrevivir.

Se estima que cada año se capturan de 10 a 28 millones de toneladas de pescado ilegal, mientras que 7,3 millones de toneladas, el 10% de las capturas mundiales, se desechan.

A medida que el pescado resulta cada vez más escaso, los barcos buscan conseguir sus capturas de cualquier forma y en cualquier lugar e infringen las leyes y las normas para lograrlo. Así, muchas aguas de todo el mundo son explotadas por flotas de procedencia lejana. Según De Schutter, es necesario revisar los acuerdos de permiso de acceso que rigen la pesca y de esta forma tratar de evitar la pesca ilegal y al mismo tiempo proteger a los pescadores artesanales cuya actividad es la base de su subsistencia. Este tipo de pesca es sostenible debido a que se optimiza mucho más la captura, es decir, por cada litro de combustible consumido se captura mucho más pescado que mediante la pesca industrial, altamente insostenible. Los pescadores artesanales desechan unas cantidades de pescado que son muy inferiores a las que desperdician los pesqueros industriales o intensivos. El problema se agudiza cuando la pesca industrial acapara las subvenciones que enmascaran los auténticos resultados económicos de dicho sistema, muy por debajo de los que presentan. De esta forma se exteriorizan los costes derivados de los desperfectos (sobrepesca y degradación de los recursos) causados por dicho método. Una vez más, serán las generaciones futuras quienes pagarán dichos costes, quienes encontrarán unos océanos esquilmados.

Con el objetivo de lograr la coexistencia entre la pesca industrial y la artesanal, el informador oficial de la ONU recomienda la aplicación de 5 propuestas: 1- Crear zonas de pesca exclusivamente artesanal para pescadores a pequeña escala e instaurar medidas represoras que eviten la incursión de flotas industriales. 2- Apoyar a las cooperativas de pescadores artesanales y ayudarles a aumentar la cadena de valor en su actividad. 3- Poner en marcha planes de cooperación para gestionar de forma local los recursos pesqueros. 4- Abstenerse de crear proyectos de desarrollo a gran escala, como por ejemplo la extracción de arena, debido a su enorme impacto sobre los medios de subsistencia de los pescadores artesanales. 5- Lograr una completa integración de la pesca y los pescadores artesanales en el derecho internacional y en el derecho nacional de la estrategia alimentaria.

Más información sobre el trabajo de De Schutter

Más información

Más sobre el tema

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.