El mal empleo de la ropa deportiva

El mal empleo de la ropa deportiva

- in Noticias
1456
0

Coincidiendo con la celebración de los Juegos Olímpicos de Invierno en Vancouver, Canadá, la “Campaña Ropa Limpia”, una plataforma de 24 organizaciones sindicales, no gubernamentales, sociales y de consumidores de la Bélgica francófona, emitió un comunicado de prensa en el que hacía hincapié sobre los compromisos de las principales marcas de ropa deportiva con el respeto de los derechos de los trabajadores en el sector de la producción.

La «Campaña Ropa Limpia» existe en 14 países europeos y forma una red de más de 200 organizaciones en el mundo entero cuyo objetivo es mejorar las condiciones de trabajo y reforzar las organizaciones de trabajadores en la industria textil. En 2008, durante la celebración de los Juegos Olímpicos de Pekín, la “Campaña Ropa Limpia” y sus colaboradores internacionales de la alianza “Play Fair” (Juega Limpio), la Confederación sindical internacional y la Federación internacional de trabajadores del textil, de la ropa y del cuero, hacían un llamamiento a las marcas de ropa deportiva para que mejoraran las condiciones de trabajo en la industria de producción de ropa y calzado deportivo. Basado en investigaciones sobre el terreno, el informe “Salvando obstáculos” ponía de manifiesto las duras prácticas de represión de los sindicatos, el empleo precario, los cierres de fábricas y los salarios indignos. Basándose en 36 proposiciones de trabajo complementarias, el informe invitaba a las grandes marcas del sector a: – Desarrollar un entorno favorable a la libertad de sociación y negociación colectiva. – Eliminar el recurso al empleo precario en las cadenas de suministro de la industria de la ropa deportiva. – Disminuir la frecuencia y los efectos negativos del cierre de fábricas. – Tomar medidas para mejorar los ingresos de los trabajadores con el fin de que puedan recibir un sueldo digno. En 2008, las marcas se comprometieron a emprender la búsqueda de soluciones para todas estas cuestiones con el fin de que la industria de ropa deportiva dejara de caracterizarse por las violaciones sistemáticas de los derechos de los trabajadores.

¿Cuál es la actual situación?

Hemos inventariado las iniciativas tomadas por empresas como Nike, Adidas, Asics o Puma para combatir los recurrentes problemas relativos a los salarios miserables o a la represión del derecho a asociarse a un sindicato. De nuestra investigación se desprende claramente que, desde 2008, no ha cambiado nada”, explica Carole Crabbé, coordinadora de la “Campaña Ropa Limpia”. “Un comportamiento responsable por parte de las empresas implica que como mínimo los trabajadores del sector reciban un salario mínimamente digno y que gocen de la libertad de expresión y de asociarse con seguridad. Estamos aún muy lejos de todo esto.” El compromiso de las marcas es insuficiente. Este hecho lo muestran varias investigaciones llevadas a cabo por colectivos como la organización canadiense “Maquila Solidarity Network” y el informe antes citado “Salvando obstáculos”. Las marcas de ropa deportiva fueron evaluadas basándose en las respuestas que ellas mismas aportaron a una seria de cuestiones propuestas por los diferentes actores de la campaña de 2008. El portal invita a los ciudadanos a interpelar a las marcas sobre las cuestiones de las que se les acusa. En Bélgica, la “Campaña Ropa Limpia” francófona y flamenca interpelaron al Comité olímpico inter federal belga (COIB) para conocer las acciones que ha emprendió a raíz de las acusaciones de 2008. El comité olímpico belga se comprometió a la aplicación de una cláusula social en todos los contratos de patrocinación y de equipamiento. A día de hoy, los miembros de la campaña belga siguen esperando una respuesta.

Fuente

Maquila Solidarity Network

PlayFair2008

RopaLimpia

Salvando Obstáculos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.