El grifo desplaza la botella

El grifo desplaza la botella

- in Permacultura
1500
0

La crisis económica y la aparición de una creciente conciencia ecológica propiciaron el descenso del consumo del agua embotellada en Francia en 2008.

El consumo de agua del grifo aumenta tanto en hogares como en restaurantes. En Francia, el volumen de ventas de agua mineral en botella descendió un 7,5% el año pasado.

En los supermercados el mayor descenso lo registraron las aguas aromatizadas, cuyas ventas sufrieron una caída de 22%, seguidas de las aguas minerales, con un descenso de 9,6%, y sólo el agua mineral con gas mantuvo sus ventas, con un descenso de tan sólo un 1,8%. Desde que estalló la crisis económica de forma generalizada, se aprecia una racionalización en el consumo en ciertos productos y el agua embotellada, al poder ser reemplazada por la del grifo, es uno de los más afectados. El agua del grifo en Francia cuesta una media de 0,003 céntimos de euro por litro, mientras que un litro embotellado asciende a 0,14 céntimos, es decir, 47 veces más caro. Para el consumidor, además del ahorro económico que este cambio supone, va cobrando cada vez más importancia el aspecto medioambiental del consumo.

El respeto a la naturaleza y la protección del medioambiente empiezan a ser condicionantes a la hora de adquirir o no un producto. Según la Agencia francesa del Medioambiente y el Control de la Energía (ADEME), los 5.845 millones de botellas de agua utilizadas en 2006 generaron 252.000 toneladas de residuos. Los filtros de agua han sido los grandes beneficiados de este entusiasmo por el agua del grifo y sus ventas se han disparado en estos últimos dos años. El consumo doméstico de agua embotellada no es el único que registra un descenso: en los restaurantes, las jarras de agua del grifo han desplazado a la mineral embotellada e incluso al vino. La demanda de agua del grifo en restaurantes subió un 15% en 2008.

Fuente

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.