El gas que se pierde

El gas que se pierde

- in Noticias
1744
0

Obtener la energía necesaria para mantener la forma de vida actual en el mundo occidental requiere un esfuerzo que, tal y como se está viendo, resulta extremadamente perjudicial tanto para el medioambiente como para la salud humana. Parece ser que, con tal de no modificar ni un ápice nuestros hábitos, cualquier método de extracción y uso energético es válido. Uno de los ejemplos más contundentes de esta voracidad lo constituye la extracción de petróleo de las arenas bituminosas en Alberta, Canadá. Si bien es necesario llevar a cabo una transición urgente de las energías fósiles a métodos más limpios, es igualmente necesario optimizar los métodos para evitar cualquier desperdicio y limitar al máximo la contaminación generada por los procesos. En el caso del gas natural, recientemente la Comisión Europea informaba de que el 5% de toda la producción mundial se quema inútilmente en el proceso de extracción de petróleo.

General Electric, según la publicación Forbes la segunda empresa más grande del mundo después de JPMorgan Chase, ha publicado un estudio en el que advierte de que el 5% de la producción mundial de gas natural se quema de forma inútil. Según el estudio, la cantidad de gas que se desperdicia equivale al 30% del consumo de la Unión Europea y el 23% del consumo de EEUU. La quema de gas durante el proceso de extracción de petróleo emite 400 millones de toneladas de CO2 anuales, la misma cantidad que 77 millones de coches, sin producir ningún calor ni electricidad útiles. En el mundo entero, miles de millones de metros cúbicos de gas natural se desperdician cada año, normalmente como subproducto de la extracción de petróleo.

El estudio muestra que hoy en día existen las tecnologías necesarias para solucionar este problema. Dependiendo de la región, las soluciones pueden incluir la generación de electricidad, la reinyección del gas para facilitar la recuperación, la recogida y el procesado de petróleo, el desarrollo de conductos y la creación de soluciones de distribución de energía.

El gas natural desperdiciado equivale a prácticamente 20 mil millones de dólares, que bien podrían utilizarse para generar electricidad fiable y asequible y supondría un enorme aumento de la producción mundial. “La generación de energía, la reinyección de gas y las soluciones de distribución de energía son técnicas que ya conocemos y que pueden evitar el derroche que supone la quema del gas que no se utiliza. Este combustible puede utilizarse para generar electricidad asequible para los hogares y las empresas del mundo”, afirma Michael Farina, jefe de proyecto de GE Energy y autor del documento. (…) El informe muestra un análisis región por región de las tendencias de quema de gas en el que se incluye Rusia, la fuente más grande de emisiones debidas a la quema inútil de gas, donde anualmente se desperdician hasta 50.000 millones de metros cúbicos del gas natural que se extrae. Si la mitad de este gas se almacenara y vendiera al precio habitual de la nación, la cifra de negocio podría sobrepasar los 2.000 millones de dólares americanos (65 mil millones de rublos). Hace unos meses, el presidente de Rusia Dmitry Dedvedev y el Primer Ministro Vladimir Putin señalaron la quema del gas extraído junto con el petróleo como uno de los ejemplos más flagrantes de uso ineficiente de los recursos energéticos del país. Rusia es el productor de gas y petróleo más grande del mundo y el segundo mayor exportador de petróleo después de Arabia Saudita.

Fuente

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.