El ecoblanqueo en el punto de mira

El ecoblanqueo en el punto de mira

- in Noticias
1646
0

El término “ecoblanqueo” es la traducción del término inglés “greenwashing” y surge para denunciar los abusos de las empresas que argumentan falsas características ecológicas para publicitar sus productos.

En Francia, las organizaciones medioambientales, respaldadas por el plan medioambiental del gobierno, denuncian dichos abusos y demuestran mediante pruebas concretas que el país necesita ejercer un control más estricto sobre este tipo de publicidad. Después de multitud de agitados debates, tanto publicistas como empresas anunciantes firmaron en abril de 2008 un compromiso ante el Ministro de ecología francés.

El organismo de profesionales por una publicidad responsable (ARPP) interviene y opina sobre las campañas que utilizan el argumento ecológico en Francia. Dicha asociación ha llevado a cabo una reforma que endurece las reglas que deben seguir las agencias publicitarias. Por su parte, los consumidores pueden recurrir al tribunal deontológico publicitario para denunciar una campaña que juzguen abusiva

Un año después de la firma del compromiso entre publicistas y anunciantes, los profesionales hacen balance de los resultados del mismo: la Agencia para el Medioambiente y el Control de la Energía (ADEME), en colaboración con el ARPP y el plebiscito de de los publicitarios sobre el argumento ecológico anuncia que de los 15.698 anuncios difundidos en televisión, en prensa o en carteles entre enero y junio de 2008, 988 hacen uso indebido y falso del argumento ecológico o medioambiental. En el año 2006 se habían censado 81 anuncios con falsos contenidos medioambientales. En dos años, los anuncios “verdes” pasaron de un 1% a un 6%.

Las organizaciones ADEME y ARPP trataron de verificar si estas campañas podrían ser acusadas de “ecoblanqueo”. Ambas organizaciones juzgaron a 73 de estas campañas con reservas, mientras que 28 no cumplían las reglas. Estas cifras son superiores a las de 2006 aunque, comparando el volumen de publicidad implicada, se constata una progresión limitada. Las campañas, debido básicamente a la obligatoriedad en el cumplimiento de las nuevas reglas, se ajustan cada vez más a la realidad y no reflejan falsas características medioambientales de los productos con el objetivo de aumentar sus ventas. La tasa de campañas que “pasan” la prueba de conformidad establecida por la ARPP, registró un alza de un 26%, pasando de un 64% a un 90%. No obstante siguen existiendo abusos. El tribunal de deontología publicitaria ha detectado recientemente algunas campañas que practican el “ecoblanqueo”. La ONG medioambiental «Alliance pour la Planete» ha creado un observatorio independiente de la publicidad (OIP) para “cazar” cualquier abuso con la ayuda de los internautas.

El colectivo “Publicistas eco-socio-innovadores” acaba de denunciar a un conocido fabricante de automóviles que “se aprovechaba de la saturación de información sobre ecología del sector automovilístico”. Según un portavoz de dicho colectivo, “queremos un enfoque más honesto: los franceses juzgan los discursos medioambientales de los fabricantes de automóviles como poco creíbles”.

Video de una de las últimas campañas que desataron la polémica:



ARPP

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.