El debate energético suizo

El debate energético suizo

- in Noticias
2341
0

La Escuela Politécnica Federal de Zúrich ha definido una estrategia energética para el país basada en la reducción de las emisiones de CO2. Por otro lado, el plan energético suizo se basa en la «Sociedad de los 2000 vatios», cuya solución está relacionada con la reducción del consumo energético. Dos planes, por un lado «1 tonelada de CO2» y por otro «2000 vatios». El debate energético suizo está en plena ebullición.

La Escuela Politécnica Federal de Zúrich (EPFZ), en Suiza, ha definido, a través de un estudio, las cantidades de energía que deberíamos consumir para contribuir a la conservación del planeta. Actualmente, debido a las emisiones generadas tanto por bienes como por servicios importados, cada ciudadano suizo produce aproximadamente once toneladas de CO2 anuales. Esta cantidad deberá disminuir hasta el fin de siglo para llegar a ser sólamente una tonelada. El objetivo de la estrategia energética publicada en 2008 por el « Energy Science Center » (ESC) de la Escuela Politécnica Federal de Zurich (EPFZ) se guía por el lema: abastecer de energía al país y al planeta conservando el medioambiente. Para llevar a cabo esta máxima hace falta estabilizar el CO2 atmosférico en un nivel que limite la subida de la temperatura global a un máximo de 2ºC en relación con la era preindustrial. En otras palabras, disminuir las emisiones de CO2 hasta alcanzar un máximo de una tonelada por cada uno de los 9.000 millones de seres humanos que poblarán la tierra a finales de siglo. ¿Cómo conseguiría un país como Suiza cubrir sus necesidades energéticas en estas condiciones?

«Nuestro sistema de abastecimiento será fundamentalmente eléctrico. Los objetivos estratégicos fijados para el sistema energético del futuro apuntan a una conservación del planeta. Para alcanzar estos objetivos, es necesario mejorar la eficacia de la cadena de transformación y aumentar la proporción de energías limpias en la red eléctrica» Hansjakob Baumgartner, Ministerio de Medioambiente de la Confederación Helvética.

Según el ESC, la movilidad consumirá casi la totalidad de su presupuesto de CO2. El transporte de largo recorrido de personas y de mercancías, tanto por agua como por aire, se continuará realizando en gran medida mediante motores propulsados por combustibles fósiles. Por el contrario, la totalidad del consumo energético para calefacción se producirá sin combustibles fósiles, un campo en el que la optimización de los sistemas de aislamiento de los edificios y las energías renovables (sol, calor ambiente, geotermia o biomasa) desempeñan un papel fundamental. El transporte de personas y de mercancías en trayectos cortos o medianos recurrirá a la electricidad, siendo el tren el principal medio para los transportes públicos y el coche eléctrico para los transportes individuales. Por otro lado, el aumento de los sistemas de calefacción basados en las bombas de calor previsto por el ESC conllevará un alza del consumo individual de electricidad de un 25% a un 40% que, sin embargo, podría compensarse mediante una notable mejora de la eficiencia energética. En una fase de transición, la estrategia energética prevé recurrir a diversas energías primarias: fósiles, hidráulicas, nuclear, eólica y solar.

A partir de la segunda mitad del siglo XXI, la fotovoltaica será la energía primordial en el mundo entero.

La política energética de Suiza tiene como objetivo declarado llegar a ser la sociedad de los 2000 vatios, es decir, una sociedad cuyo consumo de energía primaria por habitante pasa a ser de los 6.000 vatios actuales a 2.000 vatios. El enfoque de la estrategia del Centro de la Ciencia Energética de Zúrich concentra su estrategia en las emisiones de CO2 y parte del principio de que son dichas emisiones, y no el consumo energético en sí, las que contribuyen al calentamiento de la atmósfera. El ESC se basa en un consumo de energía primaria de entre 4.000 y 6.000 vatios. La diferencia entre ambas estrategias no es grande y se basa en las distintas definiciones de lo que es la energía primaria. De forma global, sin embargo, el ESC pretende una reducción menos importante del consumo de energía y se dirige esencialmente hacia la sustitución de las energías fósiles por la electricidad.

Extracto del artículo original

About the author

0 Comments

  1. Antonio J. Martínez

    Solo la energía eléctrica consumida en España se eleva a 260.000 GWh (el consumo de energía primaria es mucho mayor). Si dividimos este consumo entre 46 millones de españoles tendremos un consumo de mas de 5,5 millones de vatios por habitante y año. Alcanzar un consumo energético de 2.000W por habitante no tiene ningún sentido.

  2. Estimado Antonio J.Martínez: muchas gracias por participar con tu comentario en Ladyverd.com La conversión a KWh de la propuesta suiza es sencilla: 2.000 W x 24 horas x 365 días / 1000 = unas 17’520 kWh al año. Actualmente, la media del consumo europeo se encuentra en 6.000 vatios, que habrá que reducir en un tercio para alcancar la meta. Para más información visita http://www.societe2000watts.com/index.php/home/societe-2000-watts.html

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.