El camino hacia una sociedad de bajo impacto

El camino hacia una sociedad de bajo impacto

- in Ecoturismo
1770
1

El día 9 de febrero de 2011 tuvo lugar en la sede del Parlamento Europeo, en Bruselas, una reunión especial denomindada El Camino hacia una Prosperidad de Bajo Impacto (The Road To Low Carbon Prosperity). El Príncipe Carlos de Inglaterra, en su discurso inaugural, resaltó la urgencia de cambiar nuestro modelo económico, dejando a un lado la obsesión por aumentar el PIB, y denunció la pasividad y el escepticismo ante el problema más importante a que se enfrenta la humanidad.

Es un honor haber sido invitado a dialogar en este encuentro sobre cómo podemos dirigir nuestras economías hacia una sociedad de bajo impacto. Resulta realmente esperanzador ver que aquí, en Bruselas, se están teniendo en cuenta los cambios que debemos llevar a cabo para poder hacer frente con garantías a los enormes problemas económicos a largo plazo derivados del cambio climático y del agotamiento de los recursos naturales.

Me gustaría puntualizar que no existe ningún otro problema comparable a este, así como aportar una posible solución. En primer lugar, tenemos que profundizar en nuestro conocimiento de las relaciones entre alimentos, energía, agua, y seguridad económica y las políticas que se aplican en dichas áreas. Este punto es muy importante en especial debido a la creciente presión sobre la tierra y los recursos, que está elevando los precios de los alimentos, y más aún teniendo en cuenta que los parámetros climáticos son cada día más inestables. Para mí, está claro que responder a estos problemas con la habitual forma de hacer negocios, que solamente busca aumentar el PIB, conlleva un alivio a corto plazo, pero no una cura definitiva. Sencillamente no concibo que podamos seguir aumentando nuestro PIB a largo plazo si continuamos consumiendo nuestro planeta con la voracidad con que lo estamos haciendo.

(…) The Road To Low Carbon Prosperity

Para mí, la resiliencia es la capacidad de absorber, repeler y adaptarnos a las inclemencias externas. Sin ella, no contamos con la capacidad necesaria para mitigar los impactos y adaptarnos a los nuevos retos. Si el tejido del sistema en el que se basa la vida en La Tierra se desgarra, como parece que está empezando a ocurrir, si el capital de la naturaleza pierde su resiliencia innata, ¿cuánto tiempo tardarán nuestro capital y nuestro sistema económico en perder su resiliencia? (…) Los escépticos del cambio climático y el corrosivo efecto de sus manifestaciones en la opinión pública hacen un flaco favor a este proceso.
Estos escépticos niegan las evidencias avaladas por gran cantidad de datos científicos que demuestran sin lugar a dudas que el calentamiento global ha sido aumentado de forma grave por la actividad industrial humana. Estos escépticos sugieren que cientos de científicos en el mundo entero y todos aquellos que asumen sus conclusiones, entre los que me incluyo, estamos de alguna forma conspirando en secreto para destruir deliberadamente todo el sistema capitalista basado en el mercado, que hoy en día domina el mundo. Me gustaría saber cómo estos escépticos se enfrentarán a sus nietos, cómo admitirán ante ellos que destruyeron su futuro, que ignoraron todos los indicios, todas las advertencias, tratándolas como si fueran meros fenómenos de un proceso cíclico que ya ha ocurrido en muchas ocasiones y está fuera de nuestro control. Cómo van a explicar que se negaron a escuchar los gritos desesperados de aquellas sociedades tradicionales que quedaban en todo el mundo y que no cesaban de alertar sobre la catástrofe porque ellos sí podían leer los signos de la desintegración en las violentas y extremas aberraciones de unos parámetros de la naturaleza que siempre habían sido armoniosos.
Me pregunto si al final se exigirán responsabilidades a esta gente por haberse negado a iniciar estrategias más prudentes. Estamos jugando a la ruleta rusa con el futuro de los que vendrán después de nosotros. El futuro y la herencia que dejemos se determinarán en función de las decisiones que Uds. tomen aquí, en este parlamento.»

Más información 

About the author

1 Comment

  1. Me sorprende ver a este personaje, y lo que representa; tratando de comunicar a los políticos el caos que el colapso del clima, y la economía del falso crecimiento nos estan preparando lentamente. Segun la mano del hombre continua con la destrucción de la Tierra. En fin que me alegro, y tratare d entender a este extraño personae, que al final siempre ha insistido en que era un jardinero más.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.