El camino de la basura

El camino de la basura

- in Noticias
2041
0

La gestión de residuos de las ciudades es una tarea costosa y no siempre eficaz. En Seattle y Nueva York están poniendo a prueba una nueva herramienta que pretende optimizar y mejorar la gestión de residuos y permitirá conocer la ruta de los mismos desde que son desechados hasta que alcanzan su destino final.

Los habitantes de Seattle y Nueva York podrán hacer un seguimiento de sus residuos desde que son desechados hasta que llegan a su destino. El Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) ha puesto en marcha un proyecto gracias al cual podrá identificar el recorrido de los mismos por medio de etiquetas electrónicas que irán revelando todos sus movimientos.

Con la ayuda de voluntarios reclutados en ambas ciudades norteamericanas, se colocarán unas etiquetas equipadas con un chip de seguimiento vía satélite en algunos productos que se arrojarán a los contenedores de basura. Los resultados de este seguimiento serán alojados en internet, de forma que cualquier ciudadano pueda conocer de forma sencilla el camino que recorren los residuos.

El MIT espera poder reducir en breve el tamaño y el precio de estos chips de seguimiento con el fin de poder colocarlos en cualquier producto desechable. Gracias a los datos recogidos durante este experimento, los investigadores podrán identificar los puntos débiles y los procesos en los que desciende el rendimiento del sistema, con el objetivo de incrementar el porcentaje de reciclaje, que en el caso de Nueva York es de un 30% del total de residuos generados.

El proyecto, denominado Trash Track, se presentará en septiembre de 2009 en la asociación neoyorquina de arquitectos Architectural League of New York. MIT Fuente

About the author

0 Comments

  1. es muy incompleta la inforama cion

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.