El cambio climático ya está aquí

El cambio climático ya está aquí

- in Noticias
1615
0

Los ciudadanos norteamericanos suelen mostrarse escépticos ante el hecho de que el ser humano sea el mayor responsable del cambio climático, en gran medida debido a la enorme campaña mediática que se lleva a cabo para desacreditar las voces de los científicos que así lo afirman. Sin embargo, nadie duda de que el cambio climático ya es una realidad. Lo haya causado quien lo haya causado, la cuestión es que el cambio climático representa un enorme peligro para los seres humanos. El Natural Resources Defence Council (NRDC), una importante organización estadounidense sin ánimo de lucro que lucha por la protección del medioambiente, ha publicado un mapa de los peligros del cambio climático en cada estado del país, así como una guía sobre la forma más adecuada para prepararse y adaptarse a ellos. Gracias a esta nueva herramienta, el usuario podrá saber más sobre las olas de calor extremo, la contaminación del aire, las sequías e inundaciones, y las enfermedades infecciosas que se pueden sufrir con más probabilidad en su área.

El cambio climático es uno de los problemas de salud pública más graves a que se enfrenta la nación. Sin embargo, son muy pocos los ciudadanos que conocen cómo puede afectarles directamente a ellos: los niños, los ancianos y las comunidades más pobres son los más vulnerables. Contaminación del aire: El aumento de las temperaturas puede acentuar la denominada “niebla tóxica” o smog (el resultado de la reacción de la contaminación procedente de automóviles, fábricas, etc. cuando entra en contacto con la luz del sol y el calor) y aumentar el número de días en los que el aire de las ciudades resulta peligroso. Esto, además de irritar los ojos, narices y pulmones, es especialmente peligroso para personas que sufren de enfermedades respiratorias tales como el asma. El ministerio estadounidense de medioambiente (U.S. EPA) ha afirmado que respirar ozono es comparable a quemarse los pulmones con el sol.

Calor extremo: Las olas de calor, cada vez más frecuentes en el verano, no solamente resultan un factor incómodo para la vida: a medida que aumenta la temperatura, también lo hace el número de enfermedades, visitas a los médicos de urgencia y fallecimientos. Los niños y los ancianos son los que más sufren el calor. Los habitantes de las ciudades, además, ven el efecto de las olas de calor intensificado por el asfaltado del suelo y la falta de vegetación protectora, lo que se denomina “efecto isla de calor”. En EEUU, cada año se registran unas 400 muertes debidas al calor, y unas 1.800 personas mueren anualmente debido a enfermedades que se han intensificado debido al calor (agotamiento, golpe de calor, enfermedades cardiovasculares y renales). Durante el verano de 2010 se registraron temperaturas récord en al menos 37 estados del país norteamericano.

Según datos recogidos por la NASA, 2010 y 2005 fueron los años más cálidos de que se tiene constancia.

 

Enfermedades infecciosas.

A medida que las temperaturas aumentan y los veranos se hacen más largos aumentan las precipitaciones medias y vuelven la humedad, los mosquitos y demás insectos tropicales y subtropicales, muchas veces portadores de enfermedades. De esta manera, algunas enfermedades que ya se consideraban erradicadas están volviendo a surgir: por ejemplo, el mosquito portador de la fiebre del dengue y otras enfermedades vive ahora en al menos 28 estados del país.

Sequía.

El agua es la vida y el cambio climático está amenazando este preciado recurso. Con el aumento de las temperaturas y la disminución de las precipitaciones, la calidad del agua puede verse afectada: una menor cantidad de agua puede concentrar contaminantes tales como metales pesados, químicos industriales y pesticidas, sedimentos y sales. Además, durante una sequía, los suministros de agua tienen muchas probabilidades de ser colonizados por las algas perjudiciales y otros microorganismos. El hecho de que disminuya la cantidad de agua potable no solamente implica que haya menos agua para beber: los cambios en los patrones de precipitación y disponibilidad de agua podrían tener gravísimas consecuencias para la agricultura comercial, ya que disminuye la productividad de los cultivos y la seguridad alimentaria se ve amenazada. Prácticamente en todos los estados ha aumentado el riesgo de sufrir sequías de temporada. Parte del oeste del país ya está viviendo una crisis del agua debida a las prolongadas sequías, pero, con el cambio climático, se espera que este mal acabe afectando a todo el país.

Inundaciones.

El cambio climático ha contribuido a un aumento de los fenómenos climáticos extremos, incluyendo los huracanes de alta intensidad y las lluvias torrenciales en todo el país. Según los científicos, el cambio climático aumentará la frecuencia de las lluvias torrenciales, lo que pondrá a muchas comunidades en riesgo de inundación. Las inundaciones en sí constituyen un enorme peligro para la salud ya que no solamente se corre el riesgo de fallecer o resultar herido, sino que el agua queda contaminada, se producen vertidos peligrosos, aumentan las poblaciones de insectos y roedores, posibles transmisores de enfermedades, las casas se llenan de moho, y las comunidades se desintegran y se ven obligadas a desplazarse. Otro de los riesgos que conlleva el aumento de las lluvias torrenciales es que las fuentes de agua, los ríos, los manantiales, lagos etc. pueden desbordarse, lo que puede dar lugar a que los patógenos acaben en el agua potable. Además, las lluvias torrenciales pueden constituir un peligro para las infraestructuras de aguas residuales, lo que podría hacer que estas acabaran en el flujo de las aguas locales.

Más información

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.