Ejemplos de gestión energética:por el camino de Woking

Ejemplos de gestión energética:por el camino de Woking

- in Noticias
1528
0

Al independizarse energéticamente, la ciudad británica ha conseguido reducir de forma masiva sus emisiones contaminantes.

Más que una ciudad, Woking es un suburbio londinense del condado de Surrey que, aparte de ser conocido por haber acogido al escritor fantástico H G Wells, autor entre otras de la obra «La Guerra de los mundos» novela que escribió durante su estancia en Woking, se ha convertido en un ejemplo a seguir en estos tiempos de crisis económica y energética. Allan Jones sólo tenía una ambición, alertar a los políticos locales sobre los peligros del cambio climático. Siete años antes del protocolo de Kioto, el por entonces director de los servicios energéticos locales dirige una nota detallada de tal forma que convence a las autoridades municipales que se disponen desde entonces a la acción. En 1992, mientras que las grandes potencias del mundo se reúnen en Rio de Janeiro para salvar el planeta, Woking publica su programa de eficacia energética.

Dicho programa prevé reducir un 20% el consumo total de energía y de emisiones de gas de efecto invernadero. Un programa muy ambicioso por entonces. Para alcanzar sus objetivos, la ciudad dormitorio londinense se dota de unas herramientas bastante originales. Comienza por una flexibilización de las normas fiscales. Los ahorros generados por cada proyecto (por ejemplo un edificio municipal al que se le renueva el sistema de alumbrado y que consigue reducir en un 60% su consumo de electricidad) van a parar a un fondo «de reciclaje» que sirve para financiar las siguientes operaciones. La comuna de Surrey decide entonces centrarse en la energía. Tan pronto como se crea el fondo de inversiones, se lanza a la creación de una central de cogeneración que produce a la vez calor para la calefacción y electricidad. Después de un año de explotación, la central consigue que la factura de energía de la comunidad descienda 164000 libras. Pero esto no es suficiente ya que a partir de ese momento, los servicios técnicos de Woking estiman que aún no pueden ser independientes energéticamente. Así en 1999 y en colaboración con la consultora danesa Esco, la comunidad constituye una sociedad de servicio energético y medioambiental. Desde entonces las esperanzas climáticas de Woking residen en cooperativa energética Thameswey Energy (TEL). En unos años, el sector energético local desarrollará una política sin igual.

Se crearán ayudas financieras y técnicas para realizar instalaciones de calefacción solar en hogares particulares, idénticas ayudas para la instalación de paneles fotovoltaicos y mejora de la red de distribución eléctrica y del suministro de electricidad, de calor, de frío (más barato que los proveedores privados locales), desarrollo de fuentes de energía locales menos contaminantes y reducción del consumo energético de la comunidad. Una reforma lleva a la otra y así se completó la rehabilitación y optimización energértica del conjunto. Entre otras reformas realizadas en los colegios, se incluye la instalación de lámparas equipadas de micro turbinas eólicas y paneles solares, la sociedad de economía mixta pone en marcha la primera pila de combustible británica de tamaño industrial con una capacidad de 200 kWe que llega a producir, sin emitir nada de CO2, la corriente eléctrica y el calor necesario para abastecer a un barrio entero. En el apartado transporte la ciudad está más limitada ya que la mayor parte de las emisiones contaminantes provienen de los desplazamientos de sus habitantes, no obstante, Woking equipó el parque municipal de vehículos a gas natural. Finalmente, el balance de la política que un día inició con su informe Allan Jones es notable.

Entre 1990 y 2004, el consumo de energía de la comunidad descendió un 48,6%. La ciudad puede alcanzar la independencia energética pues llega a producir lo que consume. El rendimiento energético de los edificios públicos progresó un 30% durante el mismo periodo. Las emisiones de CO2 bajaron un 77,4%. Tales resultados no pasaron desapercibidos y así, el director de los servicios energéticos fue condecorado con la orden del imperio británico. Woking es un ejemplo de voluntad política puesta al servicio de la comunidad y del planeta.

Informe de Allan Jones

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.