Conoce cómo son las economías del futuro

Conoce cómo son las economías del futuro

- in Permacultura
2225
0
Los actuales modelos económicos han demostrado su fracaso y abren las puertas a nuevas formas de economía

Esta crisis que parece eterna se vio reforzada por una serie de errores en lo referente a la organización de la producción mundial y a la instauración de una globalización cuyos hábitos de consumo corresponden a un sistema capitalista en franca decadencia. Opuestos a este sistema fallido, aparecen conceptos que hacen referencia a diferentes economías y a distintos modos de producción que pueden actuar como bálsamo y ayudar a recuperar un bienestar ciudadano perdido en las profundidades de una crisis sin precedentes. Economía verde, economía circular, deslocalización, economía local y colaborativa, economía positiva y otros tantos apelativos que irán apareciendo poco a poco en la sociedad y que tratarán de ayudar a salir de la crisis mediante valores y métodos opuestos a los que nos llevaron a ella.

Economía circular

El modo de producción convencional que ha propiciado la crisis está basado en unas máximas inalterables: extraer-fabricar-consumir-desechar. Este sistema contribuye a fomentar el despilfarro de materias primas (un 80% de los materiales procedentes de la industria manufactorera acaban incinerados).

La economía circular imita a la naturaleza, es decir, trata de que no sobre nada, de no generar ningún residuo y de aprovechar todo para beneficio del conjunto. De esta forma, en un polígono industrial organizado en función de la economía circular, las empresas se ajustarán de tal forma que una aproveche el calor de la otra así como los residuos y distintos materiales que, de otra forma, irían a parar a vertederos o se convertirían en emisiones de CO2 a la atmósfera. En la Unión Europea, el diseño y el uso de bienes y servicios sostenibles de acuerdo a los principios de la economía circular lograría ahorrar a corto plazo 280.000 millones de euros.

El número de industrias que se inspiran en esta filosofía y revisan sus procesos de producción para lograr el “cero residuos” y “cero contaminación” va en aumento.

Economía positiva

Según el autor francés Maximilien Rouer, coautor del libro “Reparar el planeta: la revolución de la economía positiva”, existen tres niveles dentro de la economía:

La negativa: es la contemporánea, la que fomenta la degradación del medioambiente.

La neutra, la de los ecologistas de los 70, menos contaminante pero que no llega a resolver los problemas medioambientales que sufrimos.

La economía positiva, cuya finalidad es restaurar el medio ambiente tomando en consideración la degradación y tratando de invertir el proceso sin desdeñar los beneficios.

Según el economista Jaques Attali, la economía positiva reúne a todas las entidades que producen bienes o servicios sean o no comerciales de una forma económicamente viable y útil, a los consumidores y empleados, a las comunidades y a las generaciones futuras.

Economía colaborativa

Permutar la casa, viajar en coche compartido, alquilar la lavadora a un vecino, formar parte de grupos de consumo agro ecológicos, comprar platos preparados por un particular..Este tipo de prácticas forman parte de la economía colaborativa cuyo éxito es algo palpable en casi todos los países. En la economía colaborativa compartir siempre está por delante de poseer, aprovechar lo que ya está fabricado para detener la frenética maquinaria productiva y el uso de recursos.

Economía verde

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) publicó en 2012 un informe según el cual la conversión a una economía más respetuosa con el medioambiente podría generar entre 15 y 50 millones de empleos en el mundo en los próximos 20 años. La transición hacia una economía verde afectaría al equivalente a la mitad de la mano de obra mundial, es decir, 1.500 millones de personas. Esta transición modificaría el conjunto de la economía actual, pero existen ocho sectores cuyo rol sería clave: la agricultura, la silvicultura, la pesca, la energía, la industria manufacturera, el reciclaje, la construcción y el transporte. La economía verde ya ha creado decenas de millones de empleos en todo el mundo.

El sector de la energía renovable emplea a más de 5 millones de personas actualmente. Para lograr que esta transición se acelere y logre implantar sus principios en el conjunto de estos ocho sectores económicos será necesario que las empresas adopten procesos productivos más sostenibles.

El consumidor también tiene su papel consistente en apoyar iniciativas que vayan en este sentido y, especialmente, hacer valer su opinión y su poder ante un mercado que deberá adaptarse a sus nuevas exigencias.

Fuente

Más imformación

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.