Eco-Domo: hazlo tú mismo I. Construcción de una casita de tierra

Eco-Domo: hazlo tú mismo I. Construcción de una casita de tierra

- in Permacultura
8687
8

Nader Khalili, arquitecto Iraní, autor, profesor, trabajador humanitario e inventor, dedicó su vida a investigar formas de construcción ecológicas y asequibles para los refugiados (Eco-Domo), desplazados, víctimas de catástrofes naturales… y se planteó cómo construir alojamientos dignos para quienes no disponen de dinero.

Para compartir sus conocimientos sobre construcción de eco-domo, Khalili fundó en California en 1991 la organización sin ánimo de lucro Cal-Earth, que ha producido el vídeo que transcribimos parcialmente a continuación.


Una casita llamada Eco-Domo.
 Eco-Domo, solución sostenible al problema de vivienda rural.
“Aquí tenemos un montón de arena que nos servirá para construir una pequeña casa”, explica Khalili al comienzo del vídeo. “La tierra es el material natural más abandonado del planeta. Todos los niños nacen con la habilidad de moldear la tierra, y no es de extrañar que muchas religiones hayan tomado este elemento como material de creación del ser humano y lo hayan transmitido como la palabra de dios.”
Vamos a construir una casita llamada Eco-Domo mediante un material denominado superadobe y con ayuda de sacos de tierra. Es este un novedoso método basado en técnicas ancestrales.
En los próximos minutos podrás ver a cámara rápida cómo surge la casa de la tierra.
Después, verás los detalles de construcción paso a paso. Este hogar, creado con la técnica del superadobe, ha sido diseñado por el arquitecto Nader Khalili en colaboración con sus asociados y estudiantes.
La construcción la lleva a cabo un equipo de tres personas que cuenta con la colaboración de estudiantes provenientes del mundo entero. Esta pequeña casa sostenible, de unos 40 metros cuadrados, ha sido diseñada para obtener el máximo espacio posible utilizando la menor cantidad de material. Esta es la forma en que la naturaleza crea sus pétalos de flores, sus burbujas de jabón y sus conchas de mar, la forma en que la nueva tecnología diseña sus aeroplanos y naves espaciales.
El método superadobe utiliza largos sacos tubulares rellenos de arena y compactados en capas superpuestas que se refuerzan e interconectan mediante alambre de espino.
Este hogar utiliza energía solar y eólica y está diseñado para soportar ambientes extremos, incluyendo vientos huracanados, inundaciones, incendios y terremotos. “Para diseñar el círculo primero tenemos que encontrar el centro, donde situaremos el compás. Localizaremos un eje que conectará esta parte con la bóveda central y a partir del cual desarrollaremos los ejes norte-sur, y los otros a 45º para crear estas bóvedas más pequeñas, o nichos. Una vez tenemos el esquema general podremos empezar a diseñar estos círculos, estableciendo en primer lugar sus centros en el perímetro del círculo principal”, explica Khalili.

Para la construcción de la base se necesita un palo, la cinta métrica y una cadena. Utiliza tiza blanca o cal para marcar las líneas centrales. Marca las semibóvedas y la bóveda principal utilizando una cadena a modo de compás. Una vez has marcado el terreno, empieza a excavar las cimentaciones.

El plano de esta casa es como una hoja de trébol, con cuatro pétalos y un tallo. La bóveda central es el salón, que cuenta con unos 5 metros cuadrados. Cada pétalo puede ser un dormitorio, cuarto de baño, cocina o entrada. El tallo es la salida de ventilación.

Excava los cimientos y compáctalos bien. En tu región, podría ser que necesitaras unos cimientos más profundos. En este caso estamos utilizando dos capas superpuestas de sacos de superadobe rellenos de tierra estabilizadora, que logramos mezclando la tierra con cemento o yeso en una proporción de 10 a 1. Humedecemos la mezcla a mano o a máquina hasta dejar una masa que compacte bien pero que no contenga demasiada agua.

Los sacos vienen en rollos, cada uno de los cuales es suficiente para construir una bóveda pequeña. Estos rollos, diseñados y comprobados por el Instituto Cal-Earth, pueden cortarse a la medida que consideremos necesaria. Para que sea más cómodo llenarlos, se puede utilizar un tubo de plástico para acortar su longitud, o volver el saco del revés para reducirlo a la mitad, o plegarlo como las mangas de una camisa. El saco se puede rellenar mediante un cubo lo suficientemente pequeño para que cualquier persona pueda utilizarlo.

Asegúrate de que todas las esquinas del saco quedan bien rellenas de arena, quizás colocándolo de pie a modo de columna para luego tumbarlo. Utiliza la fuerza de la gravedad para colocar la tierra en su sitio, realiza esta tarea despacio y con cuidado y, una vez relleno un saco, pliega el borde hacia abajo para mantenerlo cerrado con el peso del propio saco. Compacta el muro de tierra caminando sobre él y bateándolo a mano o a máquina (la experiencia nos dice que a mano se tarda menos e implica menos trabajo).

Una vez finalizados los cimientos, no solamente batearemos los sacos desde la parte de arriba, sino que utilizaremos un ladrillo para darle forma a los laterales.

Entre las filas de sacos utilizaremos alambre doble de espino de cuatro puntas. Lo fijamos al suelo, lo desenrollamos, lo estiramos y lo cortamos con la misma longitud que los sacos. Para manejar el alambre de espino, utiliza guantes y estíralo bien para que no te golpee al cortarlo.

El alambre de espino se coloca entre las filas de sacos, fijándolo sobre la fila inferior antes de colocar la fila superior. Hay varias formas de hacer esto: en este caso, por cada capa de superadobe colocamos dos filas de alambre en paralelo, separadas entre sí cuatro pulgadas en la bóveda principal, y un solo alambre en las bóvedas más pequeñas.

Para sujetar el saco en posición vertical puedes utilizar tu pierna, aprovechar la fuerza de la gravedad para llenarlo, e ir retrocediendo a medida que el saco queda lleno. Lo más importante de esta técnica es saber que, si te da la sensación de que la bolsa es demasiado pesada, no estás utilizando la técnica de forma adecuada y necesitas más práctica.

En primer lugar debemos establecer todos los compases. Clavamos un palo en el centro de las bóvedas semicirculares, llamadas nichos, y de la bóveda central. Entonces medimos la longitud del compás de control, que nunca cambia, y que determinará la altura de los nichos y de la bóveda central.

Para los nichos, este compás de control arranca dos pies por encima del suelo, lo que dará mayor altura a las bóvedas pequeñas.

Para la bóveda principal, la altura del compás de control es de un pie por encima del nivel del suelo. A medida que vamos colocando cada fila de superadobe tenemos que ir midiendo las distancias con el compás, para crear una bóveda perfecta. Este control lo llevaremos a cabo antes y después de batear cada fila, ya que esta operación hace que el saco se expanda aproximadamente una pulgada.

La resistencia del superadobe depende del bateado, por lo que debemos esforzarnos en comprimir bien el material del interior de los sacos en sus laterales, sin dejar arrugas en los laterales exteriores.

En esta bóveda vamos a colocar diversas ventanas y conductos de ventilación, así como un conducto para la chimenea. Una forma sencilla de hacer estos vanos es colocar las filas encima de las tuberías y, después, simplemente retirar las tuberías, como en este caso para la chimenea. Los tubos pequeños se utilizarán para colocar mostradores y asientos, y pueden fijarse a los sacos mediante alambre o cinta hasta que se coloque la siguiente fila de sacos encima de ellos.

Los tubos también pueden utilizarse para la instalación de baldas y paneles solares. Más adelante se colocarán barras cortas de acero en el interior de estos tubos que servirán para aguantar los asientos, mostradores y baldas. Para construir los arcos de entrada a las cuatro bóvedas nicho se utilizará un soporte temporal con los materiales disponibles (madera o acero, o incluso más sacos de arena).

 

Para adquirir la película y el manual Superadobe, o para más información sobre los cursos de construcción del Instituto Cal-Earth

About the author

8 Comments

  1. Hola, como saben mi país esta inundado por lluvias (Colombia), mucha gente pobre perdió su casa, la ECO-DOME podría ser una gran solución para miles de personas. Con su ayuda podríamos enseñar y ayudar a construir muchas casas en tierras tropicales inundadas ¿estan dispuestos a colaborar y probar la ECO-DOME aquí en Colombia? me gustaría trabajar con ustedes en equipo. Gracias

  2. Hola,Soy ingeniero civil y pertenezco a una fundacion encargada de la preservacion del exosistema en Santiago de Chiquitos,Santa Cruz Bolivia, y la idea es promover la tecnica de construccion de cabañas ecologicas para lograr un equilibrio entre naturaleza y modernidad,siendo amigable con el medio ambiente.Su tecnica me parece FANTASTICA,quisiera saber si nos podemos comunicar via internet para conocer un poco mas los detalles del tema.Saludos

  3. Bueno, pues pueden tratar de adquirir sacos (costales) plàaticos, o mejor aun si se los pueden comprar en rollos. Es decir la funda contínua. Supongo que podrìan adquirirlos en almacenes de venta de artículos plásticos o de telas

  4. me gustaria mucho poder tener mi propio domo

  5. en 5 dias debo empezar a contruir 48 mts cuadrados de vivienda ,no puede ser circular ,es 6 mts x 8 mts de ancho, debe tener ademas de una puerta ,varias ventanas, cosina y baño.por favor, ayudeme.Yolanda. gracias

  6. me gustaria saber donde puedo conseguir esos sacos en brasil en el estado de sao paulo ( cunha ). tenemos una comunidad y nos iria bien esta tecnica . gracias

  7. juan carlos plata garcia

    quiero ser volunario para aprender a construir las casa ecologicas, para luego enseñar a mis comunarios donde vivo, soy muy buenos, espero que ayuden gracias

  8. hola quiero saber donde consigo las bolsas para contruir estos ladrillos aqui en argentina gracias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.