¡Despierta y muévete!

¡Despierta y muévete!

- in Noticias
1575
0

Resulta que todos los cálculos que habíamos realizado hasta la fecha sobe el impacto del cambio climático han obviado una pieza fundamental en la materia. Resulta que nos encontramos peligrosamente cerca de un punto sin retorno en el sistema climático mundial, tras el cual las catástrofes climáticas resultan inevitables.

Leo Murray, activista de la red de organizaciones de acción pacífica contra la expansión de la aviación, “PlaneStupid” , es el creador del corto animado «¡Despierta y muévete!» que, basado en datos científicos, nos explica mediante imágenes ilustrativas el estado de la humanidad y los peligros a los que esta se enfrenta. Instructiva, feroz, la película pretende abrir los ojos del público ante una realidad muchas veces oculta por los intereses comerciales de unos pocos, y propone una sencilla pero poderosísima solución ante los problemas de la tierra: la reducción del consumo.

“El enfoque postmoderno del comportamiento humano nos muestra que somos bastante menos racionales de lo que nos suponíamos”, afirma Leo Murray en la página web de la película. “Resulta que nuestros comportamientos y nuestras creencias están determinados por complejas e invisibles corrientes que circulan por debajo de la superficie de la consciencia y que influyen de forma determinante en nuestros actos, generalmente irracionales y que van en contra de nuestros intereses. Este es el objetivo de la industria de la publicidad: tirar de los hilos del subconsciente para convencernos de que compremos cosas que no necesitamos. ¿Por qué no intentar de una vez ser racional y dejar de ser marionetas de nuestros miedos y nuestros deseos irracionales?”
“Deberíamos priorizar el bienestar humano, la seguridad y la supervivencia ante el objetivo a corto plazo de lograr un crecimiento económico» , continúa Leo Murray. «Sin embargo, hasta la fecha, todos los debates sobre las estrategias de reducción de emisiones en la política nacional e internacional han quedado supeditados al crecimiento económico.” “La economía global se basa completamente en los combustibles fósiles. Las energías renovables son suficientes para mantener nuestras necesidades más básicas, pero no podemos pretender mantener el insaciable apetito del mercado de esta forma. Tenemos que replantearnos el funcionamiento de nuestra sociedad desde la base”. “Tenemos tres opciones: podemos ser los arquitectos del cambio, trabajar de forma colectiva y creativa para reinventarnos las estructuras sociales y nuevas formas de vida que se basen en la igualdad y la sostenibilidad, que nos aseguren una elevada calidad de vida e importantes oportunidades para ser felices, con un grado muy inferior de consumo material. La segunda opción es esperar o demandar a los estados y las instituciones internacionales que impongan el cambio desde arriba, para lo que tendríamos que asumir enormes recortes de nuestra libertad personal, un importante aumento del control social, intromisión estatal y gobierno global para mantener las concentraciones de gases de efecto invernadero a un nivel seguro.
La tercera opción y menos deseable es continuar como estamos hasta ahora.
Esta opción, en lugar de propiciar el cambio, consiste en esperar a que se nos eche encima en forma de catástrofes de la humanidad y colapso de los ecosistemas. El mundo tendrá entonces que reestructurarse de forma caótica, no planificada, y solamente una muy pequeña parte de la humanidad sobrevivirá: aquellos que tengan el acceso a las armas y la falta de conciencia suficiente para usarlas.” “A escala local, todos contamos con gran cantidad de modelos alternativos de forma de vida capaces no solamente de evitar la catástrofe climática, sino de ayudarnos a alcanzar una mejor calidad de vida.” Todas las fuentes bibliográficas en que se ha basado Leo Murray pueden consultarse a través del guión de la película, descargable en formato pdf con enlaces que llevan a las páginas web originales.

Más información

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.