Descansar y aprender en una granja ecológica

Descansar y aprender en una granja ecológica

- in Permacultura
1705
1

La granja ecológica Marigot, situada en el Mediodía francés, ofrece al turista la posibilidad de pasar unos días disfrutando de la naturaleza y de participar en las actividades diarias del establecimiento, basadas en métodos ecológicos.

La Ferme Marigot es una granja ecológica donde los animales tienen nombre propio y pasean tranquilamente por los campos durante del día. Marigot es una granja diversificada que produce frutas, hortalizas, carne y conservas. Todos sus productos son ecológicos y se pueden adquirir en la tienda de la granja.

Francis, Veronique y su familia son los anfitriones de la granja, que procuran que el huésped se sienta como en casa mediante su cálida acogida, tal como definen los estándares de la organización francesa de agricultores y ganaderos Accueil Paysan para todos sus miembros.

Situada en el Mediodía francés, a unos cien kilómetros de la ciudad de Toulouse, la granja es el lugar ideal para descansar, pasear por el entorno, recoger setas en el bosque o participar en los trabajos de la granja y dar de comer a los animales. La granja organiza visitas estivales durante las que el interesado podrá conocer los detalles de la producción ecológica y la vida cotidiana en la granja.

CONTACTO: Ferme du Marigot Enjalbert Francis et Véronique – Lemouzy Laurent et Marie-Agnès Sourbins 12270 La Fouillade Tfno/Fax: +33 (0)5 65 65 77 43 Tfno: +33 (0)5 65 65 82 28

Web

Un establecimiento anunciado en Ecotur

About the author

1 Comment

  1. Poseo conocimientos básicos de francés y me parece muy interesante esta alternativa que ofrecéis por lo que me puede aportar: conocer vuestra forma de vida aprovechando la naturaleza y aprender el idioma. Desearía me ampliaseis esta oferta con toda la información posible. Muchas gracias y un saludo Pilar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.