Demasiada carne

Demasiada carne

- in Noticias
2010
0

La cadena británica de supermercados Tesco está enviando su excedente cárnico a una empresa que lo transforma en energía, lo que le ha suscitado una fuerte polémica entre las asociaciones defensoras de los derechos de los animales y ecologistas.

La organización defensora de los derechos animales Viva (siglas en inglés de Voz Internacional de Vegetarianos por los Animales) afirma que se debería informar a los usuarios en caso de que la energía que abastece sus hogares provenga de lo que la organización describe como un proceso de reciclaje “macabro”. Actualmente, la cadena de supermercados Tesco está enviando 5.000 toneladas de carne caducada, con la que se logra energía suficiente para abastecer a 600 hogares durante un año. El supermercado anunciaba esta iniciativa como parte de su campaña de reciclaje de residuos, que de otra forma acabarían en el vertedero. Pero Viva afirma que muchos vegetarianos quedarían “horrorizados” si sus hogares se abastecieran de energía proveniente en parte de carne caducada. La organización defensora de los derechos de los animales afirmó que los beneficios medioambientales del reciclaje de carne son mínimos en comparación con los gases de efecto invernadero que se generan durante la producción y elaboración del exceso de carne.

Justin Kerswell, director de campañas de Viva, afirmó: “es una triste consecuencia de la vida moderna: no solamente se sacrifican cada año cientos de millones de animales en Gran Bretaña , sino que, por culpa de la ambición y la indiferencia, mucha de esa carne acaba desechándose”. La transformación de los desechos cárnicos en energía puede parecer a simple vista una buena idea, pero hay que preguntarse por qué sobra tanta carne y por qué están muriendo tantos animales para proveer este exceso”. “El primer objetivo debería ser el sacrificio de menos animales”. “La cantidad de energía que se produce mediante esta carne queda más que anulada por la enorme cantidad de gases de efecto invernadero que se generan en las granjas y en la producción de carne, en primer lugar”. “Tesco debería revisar sus prácticas derrochadoras”. Añadió: “Cada vez más personas están adoptando una dieta ética y verde mediante el vegetarianismo y el veganismo”. “La mayoría quedaría horrorizada si descubriera que la electricidad que consume se genera a partir de carne desechada. Los consumidores deberían tener el derecho de saber si su energía ha sido generada de una forma macabra”.

El organismo gubernamental responsable en materia de residuos, Wrap, afirma quelas cadenas de distribución generan unos 1,6 millones de toneladas de desechos alimentarios cada año, incluyendo la carne. Los productores desechan 4,1 millones de toneladas y la hostelería otros 3 millones. Tesco, la mayor cadena de distribución del Reino Unido, afirmó la semana pasada que, gracias a ciertos proyectos de reciclaje y reutilización, había logrado no enviar ninguna de sus 531.000 toneladas anuales de residuos a los vertederos. Entre otros proyectos, destacan la conversión de carne en energía, el reciclaje de cajas de cartón en nuevos embalajes y la transformación de bolsas de la compra recicladas en bolsas para la basura. Un portavoz de Tesco afirmó: “queremos lograr la eliminación de todos los desechos, pero incluso optimizando la cadena de proveedores, es inevitable producir cierta cantidad de residuos”. “La cantidad de desechos cárnicos de nuestras tiendas suponen menos de 1% del total de residuos, y una proporción minúscula en comparación con las ventas totales de carne”. “Tesco quiere contribuir a la protección del medioambiente reutilizando sus residuos de forma productiva y evitando que acaben en el vertedero, lo que generaría el dañino gas metano”.

Artículo original publicado por el diario británico Daily Telegraph el 06.08.09.

Más información

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.