De los vertederos a la boutique de lujo

De los vertederos a la boutique de lujo

- in Permacultura
1913
1
Bolsos de lujo con materiales econtrados en vertederos
Reese Fernández es una joven emprendedora filipina. Premiada con el premio Rolex por su empresa Rags2Riches (R2R), se dedica a la transformación de desechos textiles econtrados en vertederos en bolsos de lujo que se exhiben en los escaparates de las más prestigiosas tiendas de Manila.

La empresa R2R, que adopta conceptos de reciclado extraídos del biomimetismo, fue fundada en 2007, cuando Reese Fernández estaba cursando sus estudios de gestión empresarial en la universidad de Manila. En aquella época, muchas mujeres rastreaban los montones de basura de vertederos de Payatas en busca de los residuos desechados por las fábricas textiles. Estos desechos les servían de materia primar para la creación de alfombras y felpudos que después vendían para ganar algún dinero. Sin embargo, debido a los numerosos intermediarios en esta actividad, sus ingresos eran mínimos.

R2R comenzó contratando a estas mujeres y adquiriendo los tejidos directamente a las fábricas para evitar la sucia tarea de escarbar en los vertederos. La empresa se deshizo de los intermediarios y creó un valor añadido para sus productos apuntando a un mercado de gama alta.

En la actualidad, R2R emplea a más de 4.000 mujeres en la producción de sus bolsos de lujo. «Nos concentramos en las mujeres porque la sociedad filipina es tradicionalmente matriarcal«, cometa Rajo Laurel, diseñador de R2R desde los comienzos de la aventura empresarial. «Si, además, les mostramos cómo pueden ganarse la vida con sus manos, el impacto es mayor«. En la pequeña fábrica de Payatas sólo trabaja una decena de mujeres: el resto lo hace en sus domicilios debido a que deben ocuparse de sus cuidar a hijos y al hogar.

En el taller, las mujeres aprenden a coser y a tejer para crear su propia línea de productos. Las trabajadoras de R2R son como una familia unida por la creatividad. Por cada día de trabajo, las empleadas ganan unos 5 euros, un poco menos del sueldo mínimo nacional, pero mucho más que la mayoría de trabajadores.

Además, la mayoría de ellas no trabajan más que unas horas al día. Las empleadas forman una cooperativa y son copropietarias de una parte de la empresa. Además de estas mujeres, R2R emplea actualmente a diez personas a jornada completa, la mayoría de las cuales tienen menos de 25 años. La cifra de negocio alcanza los 100.000 euros y un 15% de sus beneficios se reinvierte íntegramente en la empresa.

Todo comenzó por un malestar, una injusticia social, mujeres marginadas pero con talento y unos jóvenes profesionales apasionados.

La rentabilidad forma parte de los principios básicos del concepto aplicado por Reese Fernández, al que siguen la sostenibilidad social y medioambiental. Para el año próximo, espera lograr un crecimiento de un 20% del negocio. El éxito de R2R no ha pasado desapercibido: «Muchas empresas nos entregan sus residuos y ya no sabemos lo que hacer con ellos. Plástico, papel, botellas de leche, madera, metal… incluso hemos recibido 100.000 pantuflas de un hotel«, comenta una empleada. «Además, muchas otras empresas querrían colaborar con nosotros y no sólo con los tejidos, sino con otro tipo de materiales«.

Fuente

Más información

About the author

1 Comment

  1. Tremendo, extrordinario trabajo Felicito a estass mujeres emprendedoras e inteligentes, si en muchos otros paises se aplicara esta idea, acabaríamos con muchos problemas de la sociedad como por ejemplo la miseria, además de colaborar con el ambiente… mil Felicitaciones a estas mujeres.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.