Del Huerto al Barrio

Del Huerto al Barrio

- in Permacultura
1807
0

La agricultura ecológica ya no tiene que demostrar más los beneficios que conlleva para la salud humana y para el medioambiente. Los productos ecológicos frescos son fáciles de producir y no deberían ser exclusivos de quienes pueden pagarlos. En muchas ciudades los alimentos ecológicos o no llegan o están prácticamente reservados para una minoría. Por ello es necesario acercar la agricultura tradicional a los centros urbanos y especialmente a los barrios más desfavorecidos para ayudar a los ciudadanos a llevar una alimentación saludable y asequible. Esta es la idea del colectivo francés “Del Huerto al Barrio”, una asociación de la ciudad de Saint Etienne formada por agricultores y asociaciones de vecinos que practica el abastecimiento solidario de alimentos, una alternativa de bajo costo a los grandes supermercados.

El colectivo “Del Huerto al Barrio” nace con el objetivo de permitir al mayor número posible de personas, incluyendo a quienes sufren precariedad económica, el acceso a una alimentación sana. Sus cestas llevan ya cinco años cumpliendo con este cometido. El proyecto pretende ser un complemento a los grupos de consumo AMAP (asociación para la defensa y mantenimiento de la agricultura tradicional), que en Saint Etienne son ya 11. Del Huerto al Barrio es un proyecto solidario creador de empleo que pretende llegar a un mayor número de personas, incluyendo a los más desfavorecidos. A diferencia de las AMAP, que se basan en el apoyo directo de los consumidores a los agricultores, a quienes se les paga por adelantado, Del Huerto al Barrio nació con la voluntad de crear empleo. De esta forma, los envíos son realizados por empleados de los barrios. Además de las ayudas recibidas por instituciones públicas, este proyecto de economía solidaria se apoya en los consumidores, apelando a su solidaridad. Estos participan en el mantenimiento de la estructura empresarial de la asociación en la misma proporción que los productores. La idea es que los consumidores colaboren con los gastos en función de sus ingresos.

Según un portavoz del proyecto, “nuestro objetivo es proveer de cestas con productos agrícolas de alta calidad a toda la ciudad y a todos los públicos a precios accesibles”. Todos los productos de las cestas son locales y se cultivan en los huertos de la periferia. En su distribución y preparación participan varias asociaciones del barrio, las cuales ceden locales y llevan a cabo tareas de sensibilización, charlas sobre el proyecto y la importancia de la soberanía alimentaria, el empleo local, talleres de cocina, etc.

Mediante su sistema de venta directa, el proyecto Del Huerto al Barrio ofrece una remuneración justa a los productores que practiquen una agricultura tradicional respetuosa con el medio ambiente y sin usar OGMs. Su objetivo es salvar la agricultura tradicional local del peligro de las centrales de compras y la imposición de unos precios de venta inferiores a los precios de coste, lo que imposibilita a los agricultores poder vivir de su profesión.

El agricultor al reencuentro del barrio.

Vivir al ritmo de los agricultores no es fácil, pero se percibe una evolución de la mentalidad del ciudadano. Según un agricultor que participa en el proyecto, “la gente viene con su propia cesta, hemos superado la primera etapa del problema del embalaje”. Cuando se celebra el reparto de cestas siempre hay un agricultor disponible para informar a los consumidores y para responder a las preguntas que estos formulen. Se trata de agricultores que participaron en la creación del proyecto Del Huerto al Barrio y que, por tanto, creen firmemente en él. Según afirma la organización, esta es la única forma de asegurar su funcionamiento. Para que las cestas puedan llegar al mayor número posible de personas, Del Huerto al Barrio se diferencia de otras asociaciones de agricultores y consumidores en que los precios varían en función de los ingresos del consumidor, que se compromete a adquirir las cestas por un periodo mínimo de 6 meses. De esta forma, el proyecto se enmarca en la economía solidaria. Del Huerto al Barrio cuenta con 24 agricultores, la mitad de los cuales posee el certificado ecológico oficial. El resto o bien está en proceso de conversión o practica un tipo de agricultura tradicional de bajo impacto. Todos los huertos están abiertos a quienes deseen visitarlos, lo que fomenta la relación entre el productor y el consumidor. “Con Del Huerto al Barrio ayudamos a los agricultores a mantener unos precios concertados. Charlamos con ellos, los relacionamos con otros productores y con consumidores con el objetivo de que evolucionen en su actividad con la ayuda de los consejos y experiencias de los demás”, comenta un portavoz del proyecto. Consumidores, productores y militantes asociativos se esfuerzan cada semana en colegios y empresas en su tarea de información sobre el proyecto para captar más consumidores y poder de esta forma ampliar el proyecto y garantizar el trabajo de los agricultores adheridos. Del Huerto al Barrio cuenta con 150 familias de consumidores y esperan, en 2013, haber alcanzado las 600 y los 30 productores.

Más información

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.