Deja de hablar, ponte a sembrar. Los niños pasan a la acción

Deja de hablar, ponte a sembrar. Los niños pasan a la acción

- in Noticias
1283
0

Todo el mundo habla de la crisis medioambiental. Los adultos, encantados de escucharse a sí mismos, no dejan de darle vueltas al tema. Sin embargo, faltan acciones que complementen las palabras y las buenas intenciones.

Así lo han decidido los niños. “Stop talking. Start planting” (Deja de hablar. Ponte a sembrar) es una campaña global protagonizada por niños que pretenden llamar la atención sobre la importancia de pasar a la acción para proteger nuestro medioambiente. Félix Finkbeiner es un niño alemán comprometido con el futuro. Cuando en enero de 2007, a la edad de 9 años, terminó su presentación en clase con las palabras “plantemos millones de árboles en el mundo entero, un millón en cada país”, no era consciente de que estaba sentando las bases de la iniciativa estudiantil que ha culminado con el lanzamiento de la campaña Stop talking. Start planting. En esta campaña, que se traduce como “Deja de hablar. Ponte a sembrar”, los protagonistas son los niños: “ya que los adultos no están dispuestos a trabajar por nuestro futuro, nosotros vamos a pasar a la acción”.

Y lo hacen tapándoles la boca a personajes públicos del mundo entero, en un significativo gesto. “Teníamos que hacer un proyecto para la escuela que tratara sobre el cambio climático”, explica Félix sobre los comienzos de la iniciativa. «En casa, mi abuelo estaba leyendo el libro de “Una verdad incómoda”, y yo tomé datos de la película de AlGore y extraje información sobre Wangari Maathai de Internet.». «A los niños nos afecta enormemente lo que hacen y dejan de hacer los adultos. Nos va a tocar vivir 80 ó 90 años en la Tierra y de pronto nos damos cuenta de que se han provocado una serie de crisis con las que vamos a tener que convivir: la crisis económica, la crisis medioambiental, la extrema pobreza… Los seres humanos emitimos grandes cantidades de CO2 a la atmósfera que calientan la Tierra, derriten los glaciares, aumentan el nivel del mar y hacen avanzar las sequías. Algún día, los niños pagaremos las consecuencias de todo esto«.

Entusiasmada con el mensaje de su alumno, la profesora propuso a Félix que repitiera su exposición ante sus compañeros. Después, se sucedieron las conferencias en varios centros escolares de toda Alemania. En el año 2008, Félix presentó su idea como apoyo a la campaña “mil millones de Árboles” en la Conferencia Tunza de las Naciones Unidas y fue nombrado representante de Europa en la asamblea juvenil del Programa de las Naciones Unidas para el Medioambiente (PNUMA). En 2009, en la conferencia Tunza de la PNUMA, que tuvo lugar en Corea del Sur, los niños crearon una red internacional por la justicia climática. La red incluye academias de formación de “mensajeros del clima”, donde los niños aprenden a hablar en público sobre la teoría del movimiento para transmitir su mensaje. Ellos mismos colaboran activamente en la creación de estas academias, piden ayuda a sus profesores y deciden dónde y cuándo tendrá lugar la próxima acción para plantar árboles. Félix, el principal representante del movimiento, no deja de dar conferencias internacionales predicando su mensaje. La campaña “Stop talking. Start planting” se basa asimismo en la filosofía de la acción. “Los niños sabemos más sobre el cambio climático que los mayores. Ellos están ocupados ganando dinero y no tienen tiempo para dedicarse a las cosas realmente importantes, así que esta es nuestra misión”. Que todos los niños del mundo pasen a la acción. Hay que plantar un millón de árboles en cada país del mundo. ¡Juntos podemos luchar por un futuro mejor!

Campaña “Deja de hablar. Ponte a sembrar

Conferencias Tunza de la PNUMA

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.